Grandes Villanos de Marvel Universe: Doctor Doom

Despedimos el año con uno de los villanos de comic más grande jamás creados: el inefable Victor von Doom.

La primera cosa que uno podría pensar es: ¿por qué mola tanto Dr. Doom? ¿Es por su aspecto majestuoso? ¿El hecho de que sea uno de los prototipos del villano de todos los tiempos? ¿Acaso no hay otros villanos igual de grandes pero muchísimo menos apreciados?

En realidad hay una cosa muy importante a considerar, la misma de hecho que hace que Magneto sea otro de los grandes villanos: cuando se cuenta una historia donde aparece Doom, el verdadero protagonista de esa historia ES Doom. Desde el primer momento Doom es un personaje con el que simpatizamos hasta la médula. La vida no le ha tratado nada bien: siendo niño su madre fue perseguida y ajusticiada por bruja, y el joven Victor no tardó en encontrar la que sería la obsesión de su vida: el poder. Poder para no estar por debajo de nadie, para no tener que rendir cuentas a sujetos que son, a su juicio, inferiores a sí mismo.

Victor es un tipo muy arrogante, despreciable en su juventud. Pero la vida le va enseñando varias lecciones de humildad que le hacen aprender a controlar su genio y enfocarlo de maneras más... provechosas. Un accidente de laboratorio le deja con el rostro horriblemente desfigurado. Tal es el horror de sus cicatrices que hasta un Dios como Thor por poco pierde la razón al ver su semblante al descubierto. Pero Doom no se deja amilanar por algo como eso. Más aún, lo convierte en su fortaleza, como demuestra la página inferior.


Doom es un genio, posiblemente uno de los dos hombres más inteligentes del mundo, junto a su eterno rival, Reed Richards, más conocido por liderar ciertos Cuatro Fantásticos. Pero sus ambiciones van más allá de la rivalidad o la mera venganza. Los demás, más que un fin, son un obstáculo a sus deseos. Su ascenso comienza convirtiéndose en monarca de su propio país natal, Latveria, lo que le dota de una clase de inmunidad con la que los héroes rara vez se encuentran: diplomática. Con su genio aventajado se construye una armadura personalizada que hace que la de Iron Man parezca un cubo de la basura (con campo de fuerza impenetrable, unos repulsores capaces de poner en órbita a la Cosa y otras virguerías). Tan alucinante es su dominio de la ciencia que Doom posee en su castillo ni más ni menos que una máquina del tiempo de uso personal. Unos tienen una Playstation 3 en el salón de casa, él fue un poco más allá.


Por si eso fuera poco, Doom es un experto en el arte de la brujería, capaz de realizar conjuros de cierto nivel, un don heredado de su madre y de sus antepasados gitanos. Sin embargo, aunque todas estas apabullantes habilidades por sí solas bastarían para darle un lugar de honor en cualquier panteón sueprvillanesco, son meras sombras pálidas comparadas con la cualidad y el don que mejor le definen: su extrema perseverancia y ambición.

El ansia de poder de Doom carece de todo límite. Creo que una de las historias de Marvel que mejor lo muestra son las míticas Secret Wars. En esta historia, una entidad llamada el Todopoderoso convoca a los mayores héroes y villanos del Universo Marvel para que luchen entre sí, pues le fascina el concepto del bien y del mal y desea verlo y estudiarlo con más detalle. Para el bando ganador, promete todo lo que puedan querer: no hay límites para él a la hora de hacer realidad cualquier deseo. Pronto todos los villanos pierden la cabeza y se embarcan en una loca batalla de proporciones dantescas contra los héroes. Doom, no.


Victor von Doom no tiene el menor interés en pelear contra los héroes. Lo que hiere su orgullo, lo que no puede tolerar ni tolera, es obedecer las órdenes de un ser superior, ser su marioneta, que todos ellos sean, como él mismo dice, ' microbios en un portaobjetos'. Doom desea, simple y llanamente, el poder del Todopoderoso, y para ello, mientras los demás se enzarzan a tortas, él planifica primero cómo amplificar sus poderes por medio del villano llamado Klaw, acto seguido se hace con el poder de Galactus (algo que por sí solo podría bastar para satisfacer las ansias de cualquiera) y finalmente se lanza a un un one vs one contra el mismísimo Todopoderoso. A pesar del inmenso poder que Doom emplea en la batalla, sigue siendo ésta una lucha de David contra Goliath, con frases épicas como 'la agonía, la náusea, el horror, son inimaginables. La muerte es una escapatoria que otros mortales agradecerían... ¡pero él es Doom!'

Y así, por mera fuerza de voluntad y una constancia imbatible:


¡Doom ve cumplido su deseo! Tiene los poderes del Todopoderoso, virtualmente hablando un ser sin igual en el Universo. ¿Pero eso le basta a Doom? ¡No! Él quiere más, y su ambición roza la locura: planea atacar al mismísimo Mefisto (que en Marvel es tanto como decir atacar a Satanás), el señor del Inframundo, y recuperar el alma de su madre, torturada por los siglos de los siglos por brujería. Sin embargo sus planes fracasan porque... ¡alto! No puedo, no debo seguir hablando, si deseáis conocerlo, leed las Secret Wars... un comic mítico y épico como pocos.

¿Hace falta más para que Doom esté en vuestro pedestal particular? ¿Sí? ¿Y si os digo que él fue la inspiración para crear otro villano de rostro escondido tras una máscara? ¿Un tipejo de negro conocido como... Darth Vader? ¿No os basta? Puede que algunos digais, 'sí, estaba bien Doctor Doom, pero ahora es un villano pasado de moda'. ¡Error!

Este mismo mes, número de diciembre de 2012 de los Cuatro Fantásticos en España. Doom ha sido exiliado en una dimensión muerta, un lugar desde el que se pretendió darle caza... de maneras que no podríais ni imaginar. Pero Doom siempre sobrevive. Doom se alza siempre de sus cenizas. Consigue un ejército de súbditos fieles que, por motivos que no puedo desvelar para no espoilear la historia, le seguirán hasta el fin de los tiempos. Se hace, además, con el objeto más poderoso del Universo: el Guantelete del Infinito de la dimensión en la que está atrapado. Y como uno no basta, consigue el de otra dimensión. De ese modo, camina hacia su trono, mientras sus acólitos vitorean su nombre:


Y como colofón a esta impresionante escena, un Doom que ha estado callado, pensativo incluso, que es consciente del abanico de ilimitadas probabilidades que se abren ante él, pronuncia una lapidaria frase que debería pasar desde hoy mismo a la historia de las frases más profundas pronunciadas por villanos:


'Aquí puedo construir'. Y la siguiente página del comic está totalmente en negro, porque no hay nada más que decir, ya está todo dicho.

Y no es mucho más lo que puedo decir yo tampoco. El carisma de Doom hace que sea difícil añadir nada más, él mismo se ha ganado su puesto de gran villano gracias a esa secreta admiración que le profesan millones de lectores, que hacen que casi sea él el protagonista de la historia, que te hace imaginar al revés, no pensar '¿lograrán detener a Doom?', sino '¿logrará Doom esta vez su objetivo?'

En la lista de los mejores villanos de comic de todos los tiempos, Doctor Doom está en el número 3, sólo superado por el Joker y Magneto, dos villanos cuya ascensión al podio tiene mucho que ver con lo bien que han sido llevados al cine, cosa que no puede decirse de Doom, convertido en una sombra de lo que es en las películas de los Cuatro Fantásticos. Pero todos sabemos el motivo, realmente. Doctor Doom no funciona como el villano de una película, porque, en el fondo, en nuestra mente desearíamos todos que fuera el protagonista.

Ir al índice de villanos

Grandes Villanos de Marvel Universe: Megatron

El otro día hablé de Optimus Prime, y esta semana toca hacerlo de su archinémesis, Megatron.


Si bien Megatron es un personaje algo straight-forward, es decir, es lo que parece, un tirano, y no hay más que eso, posee ciertos toques únicos que le vuelven interesante a más no poder. El primero y más genuino de ellos es su tremendo carisma personal. A lo largo de la serie original resulta casi imposible concebir otro líder de los Decepticons que no sea Megatron, ya no sólo por su magnetismo visual y de personalidad, sino también por el hecho de que es casi como el reverso de Optimus Prime en todos los sentidos. Estos dos gigantes tienen a sus espaldas millones de años de batallas, y cada uno de ellos se ha tomado como un reto personal el acabar con el otro, al punto que, durante la película de 1986, ambos consiguen su deseo y se matan uno al otro en un combate épico sin precedentes.

El otro punto de interés es que Megatron, aunque un tanto megalómano e incluso con planes extraños de científico loco (dominar el cerebro de los humanos, controlar el clima) siempre es reflejado como un líder y un estratega perfecto. A tal punto es buen líder que ha conseguido convertir toda una pandilla de robots psicóticos y violentos en un verdadero ejército. Realmente fue una solución muy buena por parte de los guionistas. Si uno lo piensa, los villanos tienden a ser traicioneros incluso entre ellos. Por eso, la única manera de justificar que una panda de robots dementes pudiera tener algo parecido a una organización militar y jerárquica es colocar al frente de ellos a una figura inspiradora capaz de cohesionarlos como unidad. 'Paz a través de la tiranía', es lo que Megatron proclama, y de una manera muy inteligente usa a sus soldados para su fin primordial: conquista, dominación, opresión de las razas débiles y expoliación de sus recursos. No es muy distinto de lo que los españoles hicieron en América si uno lo piensa un momento.


Pero aunque Megatron es un genio estratega y una mente adelantada, no quita para que no tenga problemas en sus propias filas. Su mayor error tiene nombre propio: Starscream. En la serie este Decepticon, segundo al mando y comandante aéreo, desea el liderazgo y jamás lo ha ocultado. Megatron no puede destruirle porque Starscream es realmente un excelente soldado y un as de los cielos y en la Tierra anda falto de tropas, por lo que debe estar siempre alerta y vigilando su espalda. Es cierto que su otro comandante, Soundwave, es leal como pocos soldados y eso le da un respiro (hasta le ha salvado la vida en varias ocasiones), y que los Decepticons jamás querrían ser liderados por un sujeto egocéntrico y manipulador como Starscream, pero aun así, sus planes y esquemas siempre están como un tema secundario a lo largo de la serie.

Por cierto, para quienes no los conozcan, estos son, de derecha a izquierda, Soundwave y Starscream (los dos altos). Cada uno de ellos daría tranquilamente para otra entrada similar a esta. Aparte, Starscream es uno de mis personajes favoritos. Es traicionero, vanidoso, inteligente, pomposo, cobarde... ¿cómo no me iba a gustar? XD


En la serie, de los restos de Megatron, se crea a Galvatron, el siguiente líder de los Decepticons. Su primera acción como nuevo líder es destruir a Starscream. Es un comienzo prometedor, pero pronto se queda en nada, pues es un personaje loco e irracional que hace que se eche de menos a Megatron en todo momento. En los comics hay situaciones más interesantes, y una de ellas es que sucede lo que jamás pasa en la serie: Megatron es derrocado, pero no por Starscream sino por Shockwave, otro interesante personaje, un robot cíclope que sólo actúa movido por lógica pura, y que concluye que él sería mejor líder que Megatron. El problema es que, como muy bien apunta un personaje en la serie, para ser líder no basta con tener poder y una mente racional perfecta: es una cuestión también de emoción, de saber remover el interior de tus soldados.


Lo que le ocurre a Megaton en los comics es muy curioso también. ¿Habéis escuchado esa maldición china de 'que se cumplan todos tus deseos'? Pues eso es lo que le acontece. Megatron logra acabar con Optimus Prime, y una vez cumplido el motor central de su existencia, empieza un descenso a la locura. Comienza a obsesionarse con la idea de que Prime sigue vivo, momento que Shockwave aprovecha para tenderle una trampa e intentar matarle. No lo consigue, pero Megatron es consciente de su degradación mental y, por el bien de los Decepticons, se suicida (literal) lanzándose a través de un vórtice inestable. Por supuesto no muere, pero pasan muchos, muchos números hasta que vuelve a aparecer, completamente dominado por el deseo de venganza contra todos los que le han llevado a ese estado, y con una rabia tan pasional que no puede por menos que despertar admiración entre los lectores. En los comics, Megatron es una pura fuerza de la naturaleza desatada, y en las versiones modernas han mantenido ese aspecto de su personalidad.

En las series modernas cabe destacar al Megatron de Animated, tan tiránico y malévolo que inspira el temor hasta de sus propios soldados, y un soldado tan perfecto e imbatible que es poco menos que una leyenda. Los Autobots, de hecho, tiemblan solamente por el mero hecho de que haga acto de presencia. Y eso incluye a Optimus Prime, que en esta serie es solamente el líder de un pequeño escuadrón.

Al igual que de Optimus Prime, figuras de Megatron ha habido bastantes, no tantas pero muchas, sin duda. Por desgracia, gran parte de ellas son sin duda insatisfactorias, y es que hubo muchas libertades de diseño cuando se adaptó este personaje a los comics y la serie, que derivaron en una complejidad que incluso a día de hoy sigue dando quebraderos de cabeza a los diseñadores de Hasbro.

La primera y más clásica figura es, cómo, la de la Generación 1, aparecida en 1984. El modo robot se ve bastante feo de un primer vistazo:


La mejora en su modo alterno sin embargo es espectacular (la escala es 1:1).


A día de hoy no existe Megatron más fiel en modo pistola que este, y posee también todos los accesorios que poseía en la serie al transformarse: silenciador, culata... realmente bonito. El robot mejora mucho cuando uno lo ve en persona, por otro lado, y la transformación es ingeniosa a más no poder. Tiene también el indiscutible encanto de algo creado en los años ochenta.

La tira de años después salió la versión Smallest que, al igual que la de Optimus Prime, apenas mide medio pulgar de estatura:


Realmente bonita y diminuta a más no poder.

La mayoría de las versiones modernas son pésimas. El diseño del Megatron de los videojuegos modernos es interesante en su aspecto robótico pero el vehículo deja mucho que desear:

La versión Masterpiece de Megatron (ultradetallado, fiel hasta lo enfermizo) es muy floja también y es conocido por ser uno de los Transformers más infernales de transformar (una hora estimada de tiempo), uno de los peor diseñados a ese nivel, y por ¡oxidarse! Lo tiene todo el amigo:


Luego está la versión 'clásica', de la que lo mejor que se puede decir es que es... alegre en colores...


Y la que es para mí sin duda la mejor versión moderna, un poquito más grande que el Megatron Smallest pero igualmente chiquitín:

Queda aún pendiente el reto de hacer un Megatron moderno que sea realmente fiel a la serie, algo muy difícil por dos motivos que nunca logran solventar: los problemas legales y comerciales que conlleva que un robot se transforme en un arma hiperrealista (a menudo la figura original se queda en las aduanas porque es confundida con un arma auténtica) y, sobre todo, ese genuino rostro malévolo de ojos rojos y cejas negras, que ninguna figura hasta la fecha ha logrado reflejar con propiedad:


Para las próximas entregas regresamos al mundo Marvel. Estaros atentos, porque si os parecía peculiar la Chica Ardilla, ¡esperad a ver el grupo de tíos rarunos con los que decidió juntarse!

Ir al índice de villanos

Viernes de superhéroes bizarros: Optimus Prime

Era sólo cuestión de tiempo que esto pasara. Es vox populi que soy un GRAN fan de los Transformers en general y de Optimus Prime en particular, y si no me creeis, echad un vistazo a Los Caídos y a Outcast, y a ver cuántos nombres os suenan... robóticos.

De Optimus Prime prácticamente podría hacer una tesis doctoral, y la cosa da en términos creativos para ello, pero nos centraremos en lo más interesante, además de unas cuantas curiosidades.

Para los que no sepan qué son los Transformers, se tratan de unos robots que provienen del planeta Cybertron y tienen la peculiaridad de que pueden tomar formas 'alternas' que pueden cambiar según el entorno en que se encuentren, aunque una vez que eligen una, esa suele permanecer por mucho tiempo, tal vez cientos o miles de años, hasta que elijen otra.

El principal problema de Cybertron es la escasez energética, motivada sobre todo por culpa de una guerra civil entre sus dos facciones militares: los tranquilos Autobots, partidarios del diálogo con otras especies y de una gestión sostenible de los recursos, y los belicistas Decepticons, con intereses de conquista intergaláctica y sin ninguna clase de miramiento hacia los débiles. Es interesante que más adelante en la serie se revela que ambos bandos son descendientes de robots esclavos, los Autobots con fines domésticos, los Decepticons con fines militares. Con lo cual cabe especular hasta qué punto los Decepticons son 'malos' y no están siguiendo simplemente su naturaleza, aunque hay también cambios de bando y notables traiciones.

Optimus Prime es el líder de los Autobots al principio de la serie. Sea cual sea la continuidad que se siga (serie, comic antiguo, comic moderno) siempre hay un punto más o menos común y es que Optimus es elegido para ser el líder de los Autobots. Porta en su interior un objeto, llamado la Matriz, que posee fenomenales poderes tales como acceso a las mentes de los grandes líderes del pasado, además de otros de carácter meramente físico con los cuales derrotar a poderosos enemigos.

La cualidad principal de Optimus Prime, y que lo define a la perfección, es su compasión. En la serie original ambos bandos abandonan Cybertron, agotado de energía, y se estrellan en la Tierra, quedando hibernados durante la friolera de cuatro millones de años. Para cuando despiertan es el siglo XX y los humanos ya estamos metiendo ruido, por lo que adoptan formas de vehículos, aviones y demás. Optimus y los Autobots abogan de manera clara por una alianza con los humanos, mientras que los Decepticons prefieren expoliar nuestros recursos y aniquilarnos. Aquí reside una gran diferencia entre ambos bandos; de no ser por esto, en el fondo serían robots luchando entre sí, a cada cual más grande que el anterior. Es cierto que los Decepticons no se caracterizan por la nobleza ni por tener un caracter amistoso ni siquiera entre ellos mismos, pero hay muchos de ellos que son nobles y tienen sentido del combate y del honor y que por lo tanto, de no ser por su desprecio hacia los humanos y otras razas, podrían haber sido perfectamente Autobots.



La compasión de Prime y su tremenda voluntad de autosacrificio roza los límites de lo legendario. Es una fuerza inspiradora para los suyos y son muy pocos los que no le seguirían hacia donde fuera (sólo los reclutas novatos y de reciente creación, como los Dinobots o los Aerialbots, dudan de su liderazgo por diversos motivos, todos ellos injustificados). Su eterna archinémesis es el líder de los Decepticons, Megatron, y la fijación que tiene cada uno de ellos por acabar con el otro es verdaderamente patológica. Llevan luchando millones de años en un conflicto que parece no tener fin, vayan al planeta que vayan.

El diseño original de Optimus es japonés, y su nombre allí es 'Convoy'. La persona que le bautizó para la posteridad con el nombre con el que millones de niños le conocieron después es Bob Budiansy, guionista de Marvel Comics. Los bocetos iniciales eran más realistas y mostraban todas las ruedas, por ejemplo, al igual que ocurría con los demás Autobots (todos los Decepticons originales eran aviones o objetos extraños como pistolas o walkman, pero nunca vehículos terrestres). El dibujante Floro Dery eliminó las ruedas y estilizó los diseños, matando en cierto modo el realismo pero dando un aspecto más 'insondable' a la transformación.

La inspiración directa para Optimus Prime fue una línea de juguetes llamada Diaclone, padre directa de los Transformers. Con ciertas variaciones de ahí nació el que sería el juguete de Optimus Prime que casi todos los de la generación de los ochenta recordamos, de la línea que luego fue bautizada por los fans como 'G1' (Generación 1). Por cierto que al contrario de lo que uno podría pensar, encontrarlo es muy fácil y el precio es bastante barato, alrededor de 30-35 euros. Si uno busca bien, claro.


El hecho de que los juguetes fueron casi siempre previos al modelo animado (con algunas excepciones) es la raíz del motivo de que no sean siempre parecidos a lo que se veía en la serie o se leía en el comic. Optimus no salió mal parado, pero había casos indecentes como Ironhide o Ratchet, unos Autobots cuyos juguetes carecían de cabeza, o el propio Megatron, cuyo parecido era cuanto menos tangencial.

Es muy posible que Optimus Prime alcanzara la categoría de mito cuando se decidió que, para dar impulso a nuevos personajes (y por tanto nuevos juguetes), se haría una peli en la que todos o casi todos los personajes de las temporadas previas la espicharían y darían paso a nuevos y futuristas Autobots y Decepticons. De ese modo la épica batalla entre Optimus Prime y Megatron acaba en tablas, y ambos perecen fruto de las heridas inflingidas. Aunque en el caso de Megatron se reforman los restos para crear el siguiente líder Decepticon, Galvatron, el sustituto de Optimus es el odiado y poco entendido Rodimus Prime, o como lo conocían los niños y los fans en la actualidad, ese que no le llega a la suela del zapato a su predecesor. Aunque precisamente por eso, el personaje tiene un puntillo de interés.

La película de Transformers de 1986 (no confundir con las de Michael Bay, de ESO mejor no hablamos, por favor) fue una verdadera revolución en su momento. La escena de la muerte de Optimus es de una crudeza y regodeo lacrimógeno tal que sorprende teniendo en cuenta el público al que iba dirigida. Cuenta la leyenda urbana que un niño que fue a ver la peli al cine se tiró dos semanas encerrado todo traumao porque había visto morir en pantalla grande a su héroe de toda la vida. Me pregunto qué habrá sido de ese niño. Imagino que el trauma le habrá extirpado toda bondad, sus nuevos héroes serían los Decepticons y con ánimo de hacer el Mal se habrá convertido en político. O tal vez banquero.

Más adelante en la serie, y por masiva petición popular, Optimus fue resucitado, y eso añadió un nuevo estatus al personaje. A partir de ese momento, en casi todas las series posteriores (que jamás tendrían la repercusión que tuvo la primera serie) Optimus repitió estos patrones de manera similar, muriendo para resucitar, a menudo de una manera que rozaba lo místico, incluso lo Artúrico, y siempre con la omnipresente Matriz de por medio. Hubo otros líderes después de él (el mencionado Rodimus Prime, Fortress Maximus, Star Saber) pero ninguno se acercó siquiera en popularidad al ya mencionado Optimus. Aunque Star Saber mola cantidad, y quien piense lo contrario que me vaya esperando en la calle que luego voy pa allá.


La encarnación más reciente de Prime, y de los Transformers en general, es el excelente videojuego Fall of Cybertron, y en el que se centran en la Gran Guerra que asoló Cybertron, por lo que el aspecto de Optimus no es muy terrestre pero, como dirían los ingleses, completamente badass.

Figuras de Optimus Prime a lo largo de los años ha habido toneladas, no sé si miles pero seguramente cientos. Aparte del ya mencionado G1 Optimus Prime, ha existido el llamado 'Classic' Optimus Prime, más moderno y articulado:


Una versión de unos 6 centímetros bastante molona y resultona:


O la versión de la colección 'World Smallest Transformers', que son preciosas miniaturizaciones de los juguetes originales, tan diminutos que no sobrepasan el medio pulgar de estatura:

  
Mención aparte merece el la colección llamada 'Masterpiece', figuras cuyo objetivo es ser auténticos facsímiles transformables de como eran los personajes de la serie y el comic (justo lo que las figuras originales no eran), a veces rayando en lo enfermizo, por ejemplo escondiendo las ruedas mediante intrincados procedimientos:


Este de aquí es la versión más actual, también conocida como MP-10. Si algún fan se siente alguna vez generoso ya sabe lo que puede regalarme, aunque mejor no os digo lo que cuesta XD

Y en próximas semanas, y porque un héroe no es nada sin un villano: ¡Megatron! Otro personaje realmente molón en todos sus aspectos y casi (casi) tan archifamoso como el propio Optimus Prime.

Grandes Villanos de Marvel Universe: Apocalipsis

Arrodilláos, oh pobres humanos (otra vez). Porque como prometí, he regresado, y esta vez para contaros sobre mi otro gran señor, el mutante Apocalipsis.


Ya hablé un poco de él cuando hablé de Mister Siniestro, uno de sus lacayos, tal vez el más eficaz, aunque también el más traicionero. Apocalipsis, lo primero de todo, es un hijo de su época, los años 90. Esta década, en el mundo de los comics de superhéroes, se caracterizó enormemente por un intento de sustituir de manera masiva a casi todos ellos por otros sujetos (Máquina de Guerra en lugar de Iron Man, el Usagente en vez del Capitán América, Ben Reilly en vez de Peter Parker, Azrael en lugar de Bruce Wayne). Esa tendencia fue muy mal aceptada por los fans, y dio origen a un inmovilismo argumental que a día de hoy amenaza con hundir por completo la industria. Pero que me desvío del tema.

La otra cosa que caracterizó a los 90 fue una radicalización de los villanos por la aparición de los 'antihéroes'. Venom empezó a ser considerado en el mismo bando que Spider-man, de modo que para cimentar esa posición crearon a Matanza, un asesino en serie con simbionte que, al contrario que Venom, no tenía deseo alguno de proteger a los inocentes, más bien lo contrario.

En ese sentido, se puede decir sin duda que Apocalipsis es el lado oscuro de Magneto. Supongo que gracias a las películas y su tremenda popularidad la mayoría conocéis a Magneto, un mutante con la capacidad de controlar los metales y la creencia de que el tiempo del Homo Sapiens ya ha pasado y es la hora del Homo Superior, tal y como llama a los mutantes.

Apocalipsis hizo acto de aparición como un misterioso mutante que llevaba la idea de Magneto al extremo más radical: no se trata de sustituir una especie por otra, sino de que sólo deben quedar los más aptos, sean o no mutantes. De ese modo Apocalipsis no sólo busca aniquilar a los humanos, también a una gran cantidad de mutantes que considera 'evolutivamente débiles'. Y aunque os pueda parecer grandilocuente, no es un fanático que haya llegado a esa conclusión en un par de años, precisamente.

Empecemos por su origen. El verdadero nombre de Apocalipsis (que se supo muchísimo más tarde de su primera aparición) es En Sabah Nur. Era un esclavo egipcio en la época de los faraones, concretamente de Ozymandias. Allí descubrió que tenía 'poderes' de alguna clase que, además de mostrarle como un ser extraño (no tanto como 'deforme'), le otorgaban la capacidad de, entre otras cosas, controlar la estructura molecular de su propio cuerpo. Un amor no correspondido hizo que se encerrara aún más en su propia convicción, y acabó por derrotar al propio Ozymandias y convertirle en esclavo a su voluntad; destruyó su mente, su alma y sus ojos, pero el propio Ozymandias posee desde entonces poderes, en concreto la capacidad de esculpir el futuro. Pero eso es otra historia.


La fuerza de voluntad hizo que encontrara un 'carro de los cielos', que en realidad era una nave alienígena estrellada en nuestro mundo, y allí aprendió sobre el universo, la genética, los seres vivos y muchas más cosas que permanecen desconocidas y por revelar. La ciencia de esos seres le permitió modificarse a sí mismo a lo largo de los siglos hasta poseer el aspecto icónico con el que se le conoce, y bautizarse a sí mismo como Apocalipsis.

Los poderes de Apocalipsis son realmente impresionantes. Aparte del hecho de que es inmortal en términos de envejecimiento, puede modelar como ya dije su cuerpo a voluntad, convirtiendo por ejemplo sus manos en martillos o alargando los brazos hasta límites desconocidos. Puede teleportarse a sí mismo y a otros, posee poderes mentales y una fuerza bruta a la altura de los pesos pesados del Universo Marvel. No se sabe con exactitud qué parte de estos poderes es innata y cuál obtenida por medio de la tecnología alienígena.

Por si esto no fuera poco, Apocalipsis es un genio de la genética, capaz de curar enfermedades en apariencia incurables, crear virus tecnoorgánicos letales o reestructurar el ADN de otros mutantes y convertirles en seres a sus órdenes (como fue el caso del Ángel, al que transmutó en el Arcángel, o de Mister Siniestro). Es sabido además que Apocalipsis es el primer mutante de la historia de la Humanidad, y sólo por eso ya habría que tenerle respeto.

Apocalipsis ha dejado pasar los siglos con paciencia, podando aquí y allá ramas genéticas espúreas en su opinión, esperando el momento de la explosión de mutantes entre la población, momento que llegó con la fundación de los X-Men. Las batallas en las que él aparece tienen emoción garantizada. Además de eso es un líder con gran carisma, y entre sus soldados más icónicos están los Cuatro Jinetes, sus heraldos personales de destrucción. Numerosos mutantes han sido lobotomizados o transmutados para asumir estos roles, por ejemplo el mencionado Arcángel fue Muerte, y luego también lo fue Gámbito. Tan grande es su capacidad de manipulación que logró que el mismísimo Hulk obedeciera sus órdenes, convertido en Guerra.

Mister Siniestro es su siervo más leal, pero Apocalipsis sabe que no puede confiar en él. No sé si recordáis que os dije que Siniestro tenía predilección por manipular la vida de los X-Men, en especial la de Cíclope y Jean Grey; eso es porque es consciente de que si tuvieran un hijo, este sería un mutante tan poderoso que podría acabar con el mismísimo Apocalipsis.

Apocalipsis fue un personaje tan arrollador en popularidad que protagonizó una saga entera del Universo Marvel, la muy conocida 'Era de Apocalipsis'. Se trataba de un universo paralelo que nació cuando Charles Xavier fue asesinado antes de que lograra fundar a los X-Men. En este mundo de pesadilla Europa está casi arrasada, Magneto es quien funda los X-Men en lugar de Xavier, y los demás héroes (Thor, Iron Man, etc.) son meros humanos en un mundo donde los mutantes dominan absolutos. Huelga decir que sus ventas fueron espectaculares, y tuvo grandísimos aciertos (Cíclope es de los malos, y él está tuerto y Lobezno manco por un enfrentamiento entre ambos, por ejemplo). Tan grande fue su éxito que por un momento se temió que la gente no quisiera leer ya nada del Universo Marvel 'estándar'.

En la lista de villanos de IGN, Apocalipsis es el número 24, pegado al gran Ultrón, que era el 23. Y para celebrar esta feliz coincidencia, os dejo con esta foto tomada en un estante de mi propia habitación:


Estas, en mi opinión, excelentes figuras de unos 10 cm de altura pertenecen a una línea llamada 'Marvel Universe' en la cual hay verdaderas maravillas, aquí podéis ver más quien tenga curiosidad:

http://www.cooltoyreview.com/Hasbro_MU.asp

Y aquí lo dejamos, pero habrá más la semana que viene. Hasta entonces, ¡os quiero ver leyendo comics con Apocalipsis y Ultrón!

Ir al índice de villanos

Grandes Villanos de Marvel Universe: Ultrón

Arrodillaos, oh pobres y patéticos humanos. Voy a hablaros de mi gran señor, un villano con todas las letras: el frío y letal Ultrón.


Lo primero de todo, ¿por qué he elegido a Ultrón? Pues no sólo porque es uno de mis villanos favoritos, además pronto, muy pronto, será su momento. En un comic hace varios años Tony Stark viajaba al futuro y veía muchos de los acontecimientos que sacudirían el Universo Marvel al completo. Los apunta todos en una pizarra y... pero ¡me estoy adelantando! Empecemos por el principio: ¿quién o qué es Ultrón?

Ultrón no fue uno de los primeros villanos de los Vengadores, pero casi casi. Fue creado por Roy Thomas, y al principio resultó ser un tipo muy poderoso y manipulador que operaba en las sombras mandando a otros villanos a hacer el trabajo sucio por él. Pero finalmente este Ultrón (que se llamaba a sí mismo Ultrón-5) fue derrotado gracias a su punto débil, sus antenas.

Sin embargo esta derrota tuvo un regusto amargo cuando se supo que Ultrón era una creación de Hank Pym, uno de los miembros centrales de los Vengadores. ¿Por qué no dijo nada? Porque él mismo no lo recordaba. Construyó a Ultrón-1 como experimento, una mera mente sin cuerpo, y éste se volvió contra su creador, le borró la mente, y se automejoró hasta convertirse en Ultrón-5. Huelga decir que la culpa ha convertido a Pym en un tipo incapaz de pensar siquiera en poco menos que programar un vídeo sin sentir remordimientos...

A partir de ese momento cada nueva aparición de Ultrón venía precedida por un nuevo número (a día de hoy va por el 17, creo). No tardó mucho en suponer un problemón muy gordo: Ultrón-6 regresó, y la mejora era una fruslería sin importancia: se construyó a sí mismo de Adamantium. Los fans de Lobezno conocen bien este material casi indestructible del que están hechas sus garras (y cuya primera aparición como material del Universo Marvel fue cuando Ultrón lo empleó). Su plan era tan sencillo como brutal: ya que Ultrón era capaz de aguantar incluso una explosión nuclear reventaría la central más grande de los USA para arrasarlo todo salvo a sí mismo. Sí amigos, el gran Ultrón no se anda con gilipolleces.


Apariciones memorables ha tenido cantidad, pues Ultrón es uno de los villanos más queridos de Marvel. Fue uno de los que aparecieron en las Secret Wars, donde Doctor Muerte logró reprogramarle a su servicio y muy pocos fueron capaces de hacerle frente (entre ellos Hulk, la Antorcha Humana con su llama Nova y el mismísimo Galactus). Ha pasado por bastantes estadios evolutivos, entre ellos tratar de comprender a los humanos y crear una androide compañera, Jocasta. Es el creador de La Visión y un genio en términos de robótica, y es capaz de aguantar un golpe directo de los repulsores de Iron Man e incluso el martillo de Thor. Ultrón es un peso pesado sin duda alguna.

Y su gran momento... está aquí con nosotros. Aquí podéis ver la citada pizarra que mentaba, en la que Iron Man apuntó las 'cosas importantes que están por venir'. Esta pizarra fue todo un guiño de la Marvel hacia sus lectores sobre lo que les esperaba. La susodicha pizarra está aquí:


Recomiendo ojearla con detenimiento (clic en la imagen) porque mola cantidad hacerlo, por cierto.

Echad un buen vistazo, ¿veis algo relevante que tenga que ver con nuestro querido robot asesino? ¿No? Bueno vale, os lo amplío:


Sí amigos, 'Ultron War'. Marvel lleva varias décadas amenazando con este momento, el día en que Ultrón declararía la guerra a absolutamente todos los superhéroes. Es una de las miniseries más esperadas de Marvel desde hace mucho. Pues bien, pronto estará aquí:

http://www.zonafandom.com/comic-usa/age-of-ultron-el-nuevo-evento-marvel-comenzara-en-marzo

Además de eso, este 2013 Panini aprovechará para reimprimir alguna de las aventuras clásicas de los Vengadores donde fue el antagonista central, y también aparece en el tomo segundo de los Runaways, que será publicado en ese mismo año.

¡Es la Era de Ultrón, humanos! Como curiosidad final, uno de los villanos centrales de mis libros 'Los Caídos' y 'The Jammers', llamado Armor, fue creado como inspiración directa de Ultrón (mezclada con un malo clásico de Spider-man que os sorprendería, pero no quiero espoilear). Y en la varias veces mencionada lista de IGN de los 100 malos más molones, Ultrón es el... ¡23! Un puesto un poco bajo en mi opinión para semejante mala bestia...

Y la semana que viene, por fin: ¡Apocalipsis! Preparáos, pobres humanos. Si no acaba con vosotros Ultrón, lo hará el primero y más grande de los mutantes. Pero no adelanto acontecimientos, eso la semana que viene, en otra entrega de superhéroes bizarros.

Ir al índice de villanos

Grandes Villanos de Marvel Universe: Mr. Siniestro

Al fin, lo prometido es deuda. A lo mejor alguno os preguntáis, ¿y éste quien es? Bueno, antes de nada, una imagen que igual ayuda a refrescar memorias:


¿Igual? Bueno, para eso está esta sección, para que la gente conozca nuevos personajes o curiosidades sobre ellos.

Mr. Siniestro es uno de los villanos centrales de los comics de los X-Men. No me atrevería a decir que es el más importante porque ese honor claramente está reservado para Magneto y porque por delante de él en importancia irían otros como Apocalipsis. Pero su interés reside precisamente en eso, en ser un gran villano sin tener que ser 'el' villano por excelencia.

Como muchos de los personajes de los años 90, el interés en Mr. Siniestro no reside en los poderes que pueda o no pueda tener, sino en sus motivaciones personales y en cómo los usa. La primera nota de interés acerca de Mr. Siniestro es que no es un mutante, como muchos de los malos de los X-Men. No al menos en el sentido estándar de la palabra. El sujeto aquí presente tiene unos conocimientos de genética tan elevados que sería la envidia de Charles Darwin y sus teorías de la evolución, material de segunda en comparación. La obsesión central de este cerdo es manipular y experimentar con los mutantes, sintiendo en particular fascinación personal por hacerle la vida imposible a Cíclope y a Jean Grey, aunque ha tenido para todos en este tiempo. Tan retorcido es el amigo que llegó a influir en sus vidas personales con el fin de que tuvieran un hijo puesto que sus estudios demostraban que ese churumbel podría ser el mutante definitivo...

Todo esto nos deja con un personaje que es el clásico villano que urde miles de esquemas en la sombra (algunos llegan a saberse años y años después), que no está casado con nadie, ni siquiera con el que supuestamente es su amo, el mutante llamado Apocalipsis (otro para el que merecería la pena hacer otro artículo al completo) y que es por supuesto virtualmente indestructible debido a la cantidad de burradas genéticas que se ha hecho a sí mismo y que le garantizan poco menos que la inmortalidad.


Nótese que de momento no he analizado dos aspectos que son cruciales en cualquier personaje: su aspecto y su pasado. Sobre su aspecto, no hay realmente una explicación satisfactoria al mismo, es sólo una de esas pintas que tanto proliferaron entre los dibujantes de los 80 y 90. Pero admitidme, por un momento, que tiene algo de 'exagerado', como una mezla entre 'vampírico' y de villano de serie infantil. Y pronto veréis por qué hago hincapié en esto.

Sobre su pasado, no es muy sesudo en realidad. Su nombre real es Nathaniel Essex, nació en el siglo XIX y fue un genetista que trató de revolucionar la ciencia con sus descubrimientos, rechazados de plano por sus colegas de disciplina. Apocalipsis le encontró, le reformó en Mr. Siniestro, y le ofreció todo un mundo con el que poder jugar a lo largo de generaciones enteras hasta el fin de los tiempos. Muy rimbombante, pero muy clásico también.

Sin embargo este no era el pasado que estaba pensado para este personaje. Su creador, Chris Claremont, para empezar le creó para no tener que volver siempre a Magneto y sus acólitos, como él mismo declaró. Y como siempre hace Chris Claremont, urdió una trama que empezó a ofrecer cabos que iría atando con sorprendente habilidad, a veces sueltos por años.

De ese modo Mr. Siniestro empezó siendo un personaje misterioso como pocos. No se sabía nada de su origen ni intenciones verdaderas, aunque quedó patente su desprecio por los mutantes y su obsesión por la manipulación, en particular la de Cíclope.

Ignoro qué ocurrió para que finalmente se decidiera que este personaje fuera un genetista del siglo XIX, pero la idea inicial iba por un camino MUY distinto. La idea se empezaba a sugerir cuando Cíclope regresaba al orfanato de su niñez, y allí se pone el acento de manera muy sutil sobre un chaval que le tiene cierta tirria sin saberse muy bien por qué. Pues ese chaval, y no otro, ¡era Mr. Siniestro! En palabras de Chris Claremont:

"Dave Cockrum [dibujante] y yo estábamos dándole vueltas y pensamos en un chico misterioso -en apariencia de once años de edad- en el orfanato donde Scott (Cíclope) fue criado, y que resultaría ser el amo secreto del edificio. Nuestra idea era la de un sujeto que envejecía con una esperanza de vida de aproximadamente un millar de años. Aunque poseía el aspecto de un chico de once años, en realidad llevaba vivo desde mediados de siglo en ese momento, teniendo unos 50 años. [...] Poseía todos los impulsos de la madurez. Su mente había evolucionado, pero su cuerpo era incapaz de contenerla, lo que le iría volviendo cada vez más raro. Y por supuesto, teniendo el aspecto de un niño de once años, ¿quién le tomaría en serio en el entorno criminal? De modo que orquestó para sí mismo una suerte de avatar, que era Mister Siniestro, que simbolizaba, en efecto, la racionalidad detrás de su notable -por usar alguna palabra- infantil apariencia. El traje... el aspecto... el rostro... es lo que daría miedo a un niño. Incluso cuando fue diseñado, era lo que no esperarías en un sujeto así."

Claremont no lo dice en esta entrevista pero los poderes de este niño eran por supuesto de naturaleza mutante. La idea, por otro lado, era realmente original, y denota la inteligencia del diseño físico del personaje: ¿quien no ha jugado a inventarse héroes y villanos cuando era un crío? Y seguro que muchos serían bastante tópicos, por no decir otra cosa. Había tantas cosas excelentes que explotar en esta idea: el por qué del aspecto, las motivaciones del personaje, cómo llegó a manipular el orfanato, el hecho de que uno de los peores enemigos de los X-Men fuera en apariencia un simple niño de once años... sin embargo tiraron por otro camino. Interesante también, pero que circundó para siempre al personaje a la órbita de Apocalipsis, lo que a la vez fue su mayor fortaleza y su mayor debilidad.

Por cierto, para quien no le conozca, aquí está una imagen de Apocalipsis:


Un personaje tremendamente peculiar también, del que quizás hable más adelante.

Por cierto, Mr. Siniestro está en la lista de los 100 mejores villanos de todos los tiempos de IGN, en el puesto número 29. Y eso que no usaron el pasado molón al final: quién sabe hasta dónde hubiera llegado en ese caso.

Ir al índice de villanos

¿Las redes sociales ayudan a difundir la literatura?

Por un asunto casual con otro post, me ha surgido plantearme una pregunta que considero bastante interesante: ¿realmente las redes sociales están ayudando a la difusión de la literatura?

El asunto nació por la siguiente situación: puse un post en Facebook hablando de los cuadros de Caspar David Friedrich, un excelente pintor paisajista. Pensé que sería un tema que le molaría a la gente, y lo subí concretamente a las 11.00 de hoy martes 27 de noviembre (un martes a las 11.00 hay buen tráfico en Facebook).

Curiosamente nadie hizo ningún comentario, ni uno solo. Y claramente su momento de visibilidad ya había pasado. Me quedé un momento reflexionando qué podía fallar. Estaba animando a la gente a ver los cuadros de uno de los mejores pintores románticos del XIX de la historia, algunos bestiales, ¿y nadie siquiera clicó un 'me gusta'? Por un momento imaginaros que no hablamos de Caspar David Friedrich, muerto hace siglos, sino de un autor recién llegado y realmente bueno. ¿Cómo se sentiría ante esa acogida al subir su obra a Facebook?

La respuesta a la escasa acogida la tuve de repente al concluir que tal vez hacía falta un estímulo aún más directo, y recolgué el link, esta vez con una imagen de uno de los cuadros. De repente sí empezó a tener más visibilidad, lo cual confirmó la teoría (además lo colgué sobre las 20.00 de hoy martes, una hora no demasiado buena para el tráfico en Facebook, peor que la mañana). Pero como dato muy curioso y reseñable, a pesar de que la imagen ya sí fue comentada y reconocida, sólo 9 personas más hicieron clic en el enlace adjunto. Y eso que anunciaba que clicando en el enlace podían verse cuadros tan alucinantes como el de la imagen o más.

Por cierto, el cuadro es este:


Todo este tema me hizo pensar en algo de manera casi automática: la situación de los escritores. Ellos no tienen una imagen para 'animar' a la gente a que lea sus relatos. Y de repente pensé en lo que puede ser para un autor, sobre todo para uno muy famoso, hacer un gran relato, subirlo a Internet y que nadie haga un solo comentario, o comprobar que a lo mejor dos personas pincharon para leerlo (y 'leerlo' es decir mucho, él sólo puede concluir que pincharon y lo tuvieron en su monitor un momento).

Alguien lo ilustraba muy bien, y hablaba de la velocidad a la que la información pasa por delante de nuestras narices en, por ejemplo, un Muro de Facebook. Da cosa hasta pensar que hay otra red social, Twitter, cuya premisa es que la brevedad sea la mayor posible. Y en realidad no es un problema de redes sociales, sino de las prisas en que parece estar sumergida nuestra sociedad moderna: lo queremos ya, fácil y rápido. ¿Eso quiere decir que la literatura se está extinguiendo debido a que la gente no tiene 'paciencia' para leer? Es más fácil escuchar una canción, ver un dibujo o incluso una película -aunque esto último lleve más tiempo que leer un relato-. Y desde luego no es casual que muchos grandes libros se venden mucho más después de que hayan hecho peli de ellos: estamos usando un medio audiovisual -el cine- para dar 'visibilidad' a algo que no lo tenía hasta ese momento. Los Juegos del Hambre ya llevaba años publicado y poca gente lo conocía hasta que la película surgió.

Realmente no es ninguna paja mental lo que estoy perpetrando. Hay estudios psicológicos que se centran en el hecho de que estamos dejando de aprender a 'profundizar' en la lectura, y sólo hacemos ojeadas superficiales en el texto escrito, como resultado de nuestro constante visionado de nuestros mails, cuentas, etc. Mismamente, ¿cuánta gente no leerá este texto al ver la cantidad de palabras que posee? Unos cuantos, sin duda, aunque quizás la imagen les anime a abordarlo. De todos modos, teniendo en cuenta que los comics y hasta los manga, un medio cultural que en Japón había aguantado toda modernidad, venden cada vez menos, tampoco tengo mucha fe en el poder compensador de las imágenes que acompañan a un texto.

La nuestra se ha vuelto una cultura de la inmediatez y de la extrema capacidad de voracidad. Vemos series a unas velocidades ingentes, impensables hace poco más de diez años. Ya no digo escuchar música, por ejemplo. Y realmente es interesante que he vivido las dos caras de la moneda, como escritor y como músico. He sido testigo de cómo el que considero uno de los mejores relatos que he escrito nunca ha recibido un número de lectores casi inexistente, y el único comentario que recibí de él al respecto fue el de un compañero escritor que aparecía conmigo en la misma revista. Era casi como un texto académico o de investigación en su alcance. Sin embargo, nada más sacábamos una canción de Balamb Garden y la colgábamos un rato en Internet ya me llegaban comentarios de la gente diciéndome que le había molado. Era algo casi extraño e inédito para mí, que algo que hiciera en ese momento, a la gente le estuviera llegando. Y es interesante poner este ejemplo porque esa gente me comentaba hasta la canción más normalilla que hubiéramos sacado, y sin embargo, ante el que considero uno de los relatos más punteros que he escrito nunca, y llevando años en la literatura, no recibí apenas más que un comentario. Máxime teniendo en cuenta que el grupo tenía en ese momento apenas un mes de vida.

Me parecía interesante poner este ejemplo porque no mucha gente habla de ese contraste pues no es habitual haber pertenecido a ambos mundos, y por tanto haber vivido la extrema dificultad que supone llegar a alguien con un relato, contra la extrema facilidad con que lo hace una imagen o un tema musical. Y realmente no digo esto como una queja, sino como un análisis casi diría que sociológico de la red social desde estos puntos de vista, que como ya comenté, me ha saltado a la vista a raíz de mis experiencias personales en ambos mundillos.

Miércoles de superhéroes bizarros: One More Day, la saga que destruyó el personaje de Spiderman

Se suponía que este viernes iba a contaros el origen secreto de uno de los malos de los X-Men más molones. Pero ayer cayó en mis manos por fin el que dicen las malas lenguas que es el comic más polémico de toda la historia de los superhéroes al completo. Y os recuerdo que en estos años han matado a Superman, le pusieron a otro que no era Bruce Wayne el traje de Batman y nos dijeron que Peter Parker llevaba 25 años siendo un clon. Pero esto es peor que todo lo anterior. Infinitamente peor. Es una burla a los lectores y una falta de respeto hacia ellos inaceptable. Y encima, la víctima de semejante absurdo argumental es de nuevo Spiderman. Como bien dice un colega, para ser uno de los personajes que más vende de la Marvel (o vendía) bien que han perpetrado toda clase de mi***** sin sentido y sin decencia hacia sus seguidores con él de protagonista.



One More Day es el nombre de la saga, como podéis ver en la imagen. 'Un día más'. No fue un número más en la larga colección del trepamuros (ya casi por los 600 numeros de su colección central y el señor sabe cuántos más de las que han ido naciendo y muriendo a su alrededor). Bueno, antes de nada aviso que spoilers va a haber todos los del mundo y más. Pero es que son necesarios para que entendáis hasta qué punto ha llegado el patético acojone de la Marvel por hacer que sus personajes evolucionen y tengan un mínimo de interés.

Os voy a poner en antecedentes del personaje, que ni yo mismo lo estaba en ese momento. Antes de estos fatídicos números, hubo una saga llamada Civil War en la que Spider-man decide revelar su identidad secreta de manera pública por 'consejo' (manipulación más bien) de Iron Man, que luego no se lo piensa dos veces a la hora de traicionarle y tratar de convertirle en una marioneta del gobierno. Como consecuencia de ello Parker tiene que esconderse en un hotel de carretera con su mujer Mary Jane y con la tía May. Pero como todo el mundo sabe quién es no tardan en encontrarle sus enemigos: en concreto Kingpin paga a un sicario para que le dispare, pero la bala acierta en la tía May, que se queda en estado crítico y al borde de la muerte.

Después de eso Spiderman vuelve a enfundarse su traje negro, pierde los estribos de manera temporal y está a punto de matar a Kingpin. Todo ello bastante bien contado y con bastante gancho por parte de su guionista, J.M. Straczynski. En algunas críticas que leí decian que quería llevarle a un terreno más 'oscuro'; en todo caso, pasaban muchas cosas con el personaje y todo era de lo más interesante porque se denotaba una clara evolución.


Entonces llegó el editor en jefe de Marvel, Joe Quesada, y dijo 'eh, están pasando demasiadas cosas y eso no puede ser, queremos vender eternamente la misma mierda de siempre sin que pase absolutamente nada relevante en ningún momento'. Y antes de irse del despacho del guionista debió de decirle algo así como 'y ya que estamos, si te cargas todo aquello que ya está más que aceptado por los fans y volvemos al principio y de cero, mejor que mejor'.

Dicho y hecho. Coje el pobre pringao de Straczyinski (que ha declarado mil y una veces que jamás quiso formar parte de este despropósito y hasta le alteraron partes enteras del guión) y se pone a ello, como el perro de presa que le ordenaron ser. Y perpetra One More Day. Al loro con la trama, que es sesuda, sesuda:

Spiderman está hiperjodido porque su tía May va a morir casi seguro de la gravedad del disparo que recibió. Pide ayuda a Iron Man que se le deniega para mayor humillación, aunque le promete que hará lo que sea para que su tía pase sin dolor sus últimos momentos. Pide ayuda al Doctor Extraño, que le permite viajar por todo el mundo para solicitar ayuda de prácticamente todo personaje relevante de la historia de Spiderman, desde sus aliados hasta incluso sus enemigos, como Doctor Octopus o Dr. Muerte. Entonces aparece Mefisto, que para el que no lo conozca es algo así como el Satanás del Universo Marvel y le suelta a Peter y Mary Jane 'la vida de tu tía a cambio de tu matrimonio'. ¿Y eso que quiere decir? Que si aceptan, May se salvará y los últimos 25 años de comic serán, en muchos sentidos, COMO SI NUNCA HUBIERAN EXISTIDO, es decir: Spiderman no se desenmascaró, no se casó con Mary Jane, nadie disparó a tía May, y Peter Parker sigue siendo un chavaluco treintañero que vive en casa de su tía y no se come un rosco.

¿Qué crees que hizo, aceptó o no? Pista: imagen inferior.


Y sanseacabó. 25 años de comics a la **** basura, volvamos atrás, nada ha pasado. Curiosamente, a mucha gente no le molaba el rollo del matrimonio Peter-Mary Jane; no era mi caso ya que precisamente eso permitió una evolución del personaje y, por fin, enormes dosis de diversión y nuevas situaciones. Pero es que incluso los detractores de ese matrimonio de comic echaron pestes sobre esta saga infame. Prácticamente no hubo un solo seguidor que no estuviera ofendido por completo; una cosa era separarles, divorciarles, matar a Mary Jane... eso hubiera dividido a la gente, sin duda. Pero son decisiones respetables. Esto era una declaración de intenciones total, era un 'queremos que Spiderman sea como Mickey Mouse, eterno y que no cambie ni un ápice'. Y eso en superhéroes que se supone que molan porque les pasan cosas y cambian, pues no tiene ni puta gracia y todo el mundo lo vio claro.

Hubo gente que -literalmente- quemó el inefable número 545 donde todo concluía y lo colgó en Youtube. Toneladas de personas se grabaron dándole las gracias a Joe Quesada por haber hundido definitivamente al personaje más carismático de todo el Universo Marvel. Estos comics pasaron a ser conocidos en Internet como el 'Mefistazo' (ponedlo en google, ya veréis).

¿Y todo para qué? Para que en estos momentos todos los seguidores de Marvel consideren a Spiderman como un personaje quemado y con nulo interés de cara al futuro. Personalmente como autor... joder, no me digáis que la trama no es un chiste al buen gusto. 'Venga va, nos sacamos un demonio todopoderoso que hace justo lo que nos convenga'. Aparte resucitaron varios personajes, dejaron todo como hace latortadeaños... bravo, Joe Quesada. Spiderman ha pasado de ventas históricas a despertar sus expectativas más bajas en décadas. Ahora me parece que le quieren dar un compañero en plan Robin. La gente ya se está medio partiendo en foros y haciendo toda clase de bromas crueles al respecto.

En resumen: ¿me ha gustado One More Day? NO. Y podía ponerlo más grande. ¿Cómo puede gustarme si se han cargado una de las relaciones románticas más logradas de toda la historia de los superhéroes? Esta imagen de aquí abajo corresponde al último beso de Peter y Mary Jane, justo antes de cumplirse el pacto Mefistotélico:


Esto era madurez argumental. El personaje había crecido, ya no era un pupas, las había pasado putísimas a lo largo de los años para mantener vivo el matrimonio. ¿Y justo después de esto?:



Una fiesta de adolescentes, Peter Parker con cara de panoli, Mary Jane como si ya no existiera para la trama... involución total en absolutamente todos los sentidos. Hasta el dibujo es pésimo si lo comparamos con el de la página anterior, pura poesía gráfica. Al menos se dignaron a dejar momentos gráficos para la posteridad antes de cepillarse el trabajo de 25 años de guiones y dibujos.

Pues todo eso, que como véis no es poco. Y la semana que viene prometo contar el origen de ese villano de los X-Men que llevo semanas diciendo. ¡Nos vemos!

Viernes de Superhéroes Bizarros: Adam West-Batman

Antes de ninguna otra cosa, sí, no os habéis equivocado. Voy a hablar de este Batman:


Bien, ya está dicho. Ahora, prosigamos. Y la frase que voy a decir ahora la digo TOTALMENTE en serio. La película de Batman que protagonizó Adam West no sólo es la película de Batman que más veces he visto en toda mi vida, es la que más me ha divertido y la única que me compré por propia voluntad sin que me regalaran.

Muy bien, ahora partiros. Sí sí, os oigo resoplar, pensais que ya me he vuelto gagá y que digo chorradas y sinsentidos. Ved la película, insensatos, como la vieron todos mis amigos que se rieron cuando les hice el comentario, y cuando la veáis espero vuestras disculpas y vuestras frases estilo 'nunca volveré a dudar de ti', igual que dijeron mis amigos. Aquí abajo, en la parte de repsuestas al post, si hace falta.

Insistiré en ello. Si quedáis en casa con los colegas, y queréis poner una peli de superhéroes para que os consideren el mejor anfitrión del mundo, esta es vuestra película. Ni Michael Keaton, ni Christian Bale ni aficionados de tercera. Adam West es Batman que más vive el papel con absoluta diferencia.

La película es una obra maestra del surrealismo en todos los sentidos. Los acertijos más bizarros del Enigma se encuentran aquí, como el famoso '¿qué es amarillo y escribe?' '¡Un platanobolígrafo!', dice Robin todo contento. Sí, partiros de lo absurdo de la respuesta si queréis. Pero entre la ESO y los recortes en educación a ver cuántos alumnos aventajados hubieran dado con la solución.


Batman es un verdadero prodigio de oratoria en esta película. Sus frases son verdaderas perlas memorables del estilo de 'sal y corrosión, los eternos enemigos de la lucha contra el crimen', o cuando Robin le pregunta cómo es que salvó a los parroquianos de un bar Batman contesta 'nunca olvides, Robin, que además de borrachos son seres humanos'. Eso es una frase para la posteridad y no las de Gandhi.

Robin, el pequeño Chico Prodigio, como lo llaman todo el rato en la peli, es también todo un ejemplo a seguir para estas generaciones descarriadas que no comprenden el valor que hay que tener para calzarse unas mallas rojas y verdes y que tu nombre traducido quiera decir 'petirrojo'... o algo que no voy a mencionar, os metéis en Wordreference y lo miráis, no seré yo quien difame el buen nombre del más joven del Dúo Maravilla.


Pero veo que seguís sin estar convencidos. No comprendéis la obra maestra que estoy poniendo en vuestro conocimiento. Por ello pasaré a hablar de la acción, acción a raudales. No se limita a hablar el gran Bruce Wayne en su identidad de cruzado enmascarado. Como diría Robin, '¡santos impuestos, Batman! Aquí hay más villanos que en una celda maloliente de la cárcel del condado'. Nuestros héroes deben enfrentarse a ni más ni menos que los cuatro peores enemigos de Batman, a saber: Joker, Pinguino, Enigma y Catwoman. Todos tienen sus grandes momentos, quizás a destacar el momento en que Pinguino usa una boya para pegarles magnéticamente a la misma, lanza un torpedo y Batman logra desviarlo con uno de sus aparatos, pero cuando lanza el siguiente se le acaban a Batman las pilas del aparato (verídico) y se salvan gracias a... ¡no! ¡No puedo, no debo decirlo! Es demasiado mítico para destriparlo con burdas y meras palabras. Debéis verlo. Me lo debéis. No compréis mis libros, ¡ved esta película! Me postro ante ella como un humilde aprendiz.

Joker trata de matarles por medio de explosivos en una escena que supone un claro precursor de otra que sale en The Dark Knight, esa película que trata en vano de alcanzar el nivel de maestría de esta maravilla inenarrable, y Enigma por medio de acertijos. En cuanto a Catwoman... ah, como siempre, usa la seducción contra Batman, y ahí vemos que Adam West es un actor de matices, que comprende la naturaleza del personaje... en concreto que debido a estar siempre rodeado de su pupilo y un viejo mayordomo y pasarse la mitad del día con mallas que le aprietan ahí abajo, está más salido que el pico de una plancha, pero todo sea dicho, se le perdona porque es un ligón de tomo y lomo soltando frases a una periodista rusa (recordemos que son los 60) del estilo de 'ese muro que separa nuestros países es terrible, deberíamos hacer algo para relajar tensiones'. Qué gran hombre es Batman, siempre atento a buscar parabienes para sus congéneres, incluso cuando lo único en lo que está pensando es en mojar.


La cantidad de frases, escenas, momentos míticos, es incontable. Es como las grandes películas y obras clásicas de la literatura, cada vez que la veo descubro un nuevo detalle que pasé por alto. Escenas para la posteridad, toneladas. La conversación telefónica con el Pentágono es un pártete la caja de principio a fin, lo mismo que la imperdible explicación de Batman sobre la antimateria, la absolutamente memorable escena de la bomba en el puerto o la deducción de Robin de que detrás del alias de 'P. N. Guino' se encuentra... los más de tres segundos que tarda en descubrirlo, los más tensos de la historia del cine. Eso sí es expectación y no la frase de Darth Vader de que es el padre de no sé quién.

En resumen, ¡ved esta película! Requisitos imprescindibles estar acompañado, comentarla es tan divertida o más que verla, ¡y expandid su buen nombre! Debemos elevar este prodigio cinematográfico a los altares en los que siempre debería haber estado.

Sólo una última cosa para dejarlo bien claro: hablo en serio, si queréis partiros, pasar un rato como pocos ratos habéis pasado, este es vuestro film. ¿Malo? ¡Blasfemos! Aquí tenéis el enlace a todas las críticas de la película en IMDB (la friolera de 133), donde la ponen poco menos que por las nubes:

http://www.imdb.com/title/tt0060153/reviews

Grandes Villanos de Marvel Universe: Annihilus

'Es que todo está ya hecho', 'no hay nada original'... ya, claro. A ver, puede que las ideas sean las mismas, pero la manera de mezclarlas y contarlas es lo que da el toque de distinción, eso y un poquito de estilo propio. De modo que juntemos dimensiones alternativas, esporas, rayos cósmicos, inmortalidad, superhéroes y dispositivos de avanzada tecnología, ¿y qué tenemos? Pues tenemos a Annihilus, uno de los más clásicos villanos de los Cuatro Fantásticos que a mí por lo menos me llama cantidad la atención.

Encima sus pintas son cool a más no poder. Ah, y tiene exoesqueleto y alas. Eso siempre son dos pluses en la escala de la molonería.


Annihilus apareció por primera vez en el Anual 06 de los Cuatro Fantásticos. Pa el que no lo sepa, los Anuales son números especiales que salen una vez al año (quién lo hubiera imaginado) y cuentan una historia por lo general autoconclusiva pero que suele ser importante y muy épica. Por ejemplo, el primer Anual de Spider-man narraba su batalla contra los Seis Siniestros (Electro, Sandman, Mysterio, Kraven, Vulture y Doctor Octopus... y sí, fueron tan inútiles de perder).

En este número Reed Richards está preocupado porque su esposa, la Mujer Invisible, está pronta a dar a luz y teme que el accidente cósmico que les dio sus poderes traiga grandes complicaciones para el feto. Investigando descubre un portal a una dimensión alternativa de la nuestra llamada la Zona Negativa, que luego se convertiría en uno de los paisajes emblemáticos del Universo Marvel. Allí detecta una fuente de poder capaz de manipular la radiación cósmica, y con la que cree que podrá salvar a su hijo. El problema es que esa 'fuente' es propiedad de un ser medio insectoide llamado Annihilus, un tirano y dominador que vivía feliz con sus ejércitos hasta que el capullo de Richards le hace entender que hay otra dimensión que podría conquistar. Annihilus es increíblemente inteligente, poderoso e inmortal gracias a un chisme de su invención llamado la Vara de Control Cósmico, que cuelga de su cuello como si fuera una cápsula y que puede verse en la imagen. Richards lo 'coge prestado' y toma una muestra para salvar a su hijo y luego se lo devuelve a cambio de que les deje marchar en paz, pero con el problema de que sus poderes quedan para siempre mermados. Hasta aquí todo más o menos normal (más o menos). Annihilus es otro villano más de la era Lee-Kirby, con su clásica paleta de colores verde y púrpura (os recuerdo que casi todos los villanos Marvel creación de Stan Lee poseen ese esquema de color).


Sin embargo el responsable para mí de los aspectos más interesantes de Annihilus es Gerry Conway. En su regreso, descubrimos su historia... y no es el típico origen del supervillano, precisamente.

Tiempo atrás, la Zona Negativa albergó una cultura alienígena más avanzada que la nuestra. Tanto que empezaron un proyecto para dotar de vida planetas habitables y de condiciones decentes. Construyeron una nave y la mandaron al espacio con una tripulación y una muestra de esporas de su mundo, para que crecieran, evolucionaran, y siguieran el curso de la naturaleza.

Una accidente por desgracia desvió a la nave de su curso y se estrelló en un planeta con terribles condiciones vitales. Acabados, sin comida y sin esperanza de ser rescatados, los viajeros al menos completaron la misión y liberaron las esporas antes de morir.

Luego de eso, pasaron millones de años. La civilización había desaparecido, pero ese planeta bullía de nueva, extraña y monstruosa vida por todos lados. Y de entre todos esos seres alucinantes... uno surgió.


Este ser, un insecto evolucionado, era el primero en tener inteligencia, aunque primitiva, y por tanto ser distinto a los otros. Trataron de matarle, de aniquilarle, pero logró escapar. Y mira tú avatares del destino, que encontró los restos de la nave estrellada. Curioso como pocos, se adentró en ella...


Y allí encontró un resto de la herencia de sus 'padres', un casco diseñado para mostrarle su origen y dotarle de un nivel de inteligencia superior. Construyó su Vara de Control Cósmico, se rehizo a sí mismo desde estos humildes orígenes, y Annihilus nació, para dominar todo su Universo.

La obsesión central de Annihilus, más que la conquista, es la supervivencia. El tío, hay que reconocerlo, se lo curró tela, y por eso vive temeroso de que otro pueda derrotarle. Su conclusión es que, para sobrevivir, hay que matar todo aquello que pueda suponer una amenaza para él. Y esa otra dimensión llena de tíos raros y de trajes coloridos sin duda es una amenaza. Muchos otros además han tratado de robar su Vara de Control Cósmico, como por ejemplo el Doctor Muerte.

Annihilus tiene además un currículo notable. Obligó a Reed Richards a convertir a su hijo en un vegetal, puesto que debido a que lo salvó usando el chisme de Annihilus, se creó un vínculo entre su hijo y el monstruo, y eso hizo que la Mujer Invisible le abandonara. Además de eso, más recientemente, fue el ejecutor de uno de los Cuatro Fantásticos (Reed Richards, la Mujer Invisible, la Antorcha Humana y la Cosa), en un comic tan esperado que se vendió en bolsitas negras para que nadie pudiera ojearlo sin comprarlo. ¿Quién fue? ¡Tendréis que googlear para averiguarlo! Yo sólo digo que la otra hija de Richards, Valeria, no se lo tomó bien:


Annihilus, por cierto, está en el puesto 94 de la lista de IGN de mejores villanos de comic de todos los tiempos.

Ir al índice de villanos

Contacta con el autor

dagon.magnus(arroba)gmail.com


Los Caídos

Los Caídos
"No fue el fin... sino el principio"

The Jammers

The Jammers
"De pequeños queríamos ser estrellas del rock o tener poderes. Ellos consiguieron ambas cosas"

Perséfone

Perséfone
"La visión es el arte de ver lo que es invisible para otros"

Outcast

Outcast
"Puede verlo todo, y recordarlo todo... pero nadie puede recordarle a él"

Balamb Garden

Visitas