Grandes Villanos de Marvel Universe: Pete Pote de Pasta

Os juro por Dios que no me he inventado el nombre del personaje, y os garantizo que no se trata de una mala traducción al castellano, de hecho adapta de manera excelente el nombre original (Paste Pot Pete).


Nuestro amigo Pete, o PPP para los amigos (me niego a llamarle PP), responde al nombre civil de Peter Petruski (se comieron el tarro), y aquí donde le veis no es un pintor en paro como su aspecto puede dar a entender. De hecho el amigo tiene estudios de ciencias, en concreto de química. Su creación es obra del gran hombre, Stan Lee, único en el arte del bizarrismo a la hora de crear personajes (algunos como el Chapucero o el Hombre Maravilla merecerían ser mencionados en futuras entregas de esta sección). Y sí, se sigue cumpliendo la norma de que Stan Lee hace el 97% de las veces villanos de color verde y morado y personajes cuyo nombre y apellido empiece por la misma letra (Otto Octavius, Bruce Banner, Peter Parker, Fing Fang Foom... como bien hicieron notar en Big Bang Theory).

Eso sí, su aspecto puede ser hilarante, pero si alguna vez queréis ser supervillanos, tomad nota porque Mr. Pote de Pasta os ha puesto las cosas un poco más fáciles. Este sujeto posee el nada desdeñable honor de ser uno de los supervillanos con poderes más realistas de todo el Universo Marvel al completo. Nada de martillos de los dioses asgardianos, sentidos arácnidos o extravagancias por el estilo. El señor Petruski decidió un día fabricar un adhesivo de patente propia (es un emprendedor de los que hacen falta en España, como podéis ver) y usarlo como arma contra todo lo que se cruzara en su camino. Por supuesto todos sabemos que jamás podría hacer nada contra el ejército de ardillas de la invencible Chica Ardilla, pero se le disculpa. Hasta los mejores han caído contra la Chica Ardilla.

Ahora reíros, sí, ja ja, Pete Pote de Pasta, me parto la caja. Pero imaginaros que un jodío chalado comprara un bote de Super Glue tamaño XXL, lo customizara para que fuera pistola y amenazara con dispararos con él a menos que accediérais a sus exigencias. ¿Vosotros le daríais lo que pide? Yo sí, desde luego. No es molesto ni nada que te caiga una gota en el dedo, no os cuento lo que debe ser tener eso por todo el cuerpo y lo gore que debe ser desprendérselo. Eso sí que es terror y no Hellraiser, oigan. Aparte, aquí donde le veis es uno de los poquísimos personajes del Universo Marvel que ha estado a un paso de lograr duplicar la telaraña de Spiderman. Algo es algo, al menos.

Pote de Pasta tuvo como archinémesis principal a la Antorcha Humana, y varias veces dio con sus huesos entre rejas. El hombre al menos fue mínimamente respetado por todo el mundo, y hasta se contó con él para formar distintas asociaciones de supervillanos. Fue colegilla además de otros dos villanos: uno era el Mago, un triste como él, experto en ilusionismo de segunda, pero el otro... el otro era ni más ni menos que el Hombre de Arena, y este pavo no es de tercera división precisamente.

Una vez se sindicó como supervillano las cosas le fueron mejor, y hasta logró dar pomada a los Cuatro Fantásticos al completo con la ayuda de otros supergañanes, pero aun con todo su sino parecía claro, y eso que decidió mejorar el armamento y hasta cambiarse el nombre por el de Trapster (Trampero). Ya que te lo cambias ponte algo más temible tío, como Doctor Doom... ah no, que ese ya está cogido.

Bueno, aquí donde le veis aprendió la lección y consiguió una suerte de amnistía por ayudar a los Vengadores creando un disolvente para un arma de uno de sus enemigos, el Barón Zemo (que es nazi y eso basta para saber que es muuuuy malo). No le duró demasiado el tema de ser de los buenos y volvió regularmente a las andadas.

Se ha dejado ver aquí y allá, casi siempre como minion de tres al cuarto del megamalo de turno, pero bueno, menos es nada, va haciendo currículo el hombre, al menos si ve una oferta de trabajo de 'supervillano con experiencia' puede optar al puesto. Aparte cada vez fue siendo experto en más y más cachivaches, lo que le hizo algo más versátil.

De modo que ya lo sabéis: si queréis ser villanos, tenéis en casa lo necesario para conseguirlo. Ahora, ya podéis conseguir alguna clase de financiación; ¿habéis visto a cuánto está un botecito de Loctite en estos tiempos que corren? Usad mejor pegamento en barra, que yo creo que os dará el mismo resultado: es decir, ninguno.

Ir al índice de villanos

2 comentarios:

eihir 24 de septiembre de 2012, 9:27  

Yo si lo conozco, aunque con el nombre de Trampero, cuando se enfrentó al Capitán América en un comic perdido en la memoria. Raro sin duda alguna.

Magnus Dagon 24 de septiembre de 2012, 9:45  

No es un gran desconocido (igual que la chica ardilla, de la que, fuera de coña, la gente está empezando a exigir que tenga su propia figura en la línea Marvel Universe), pero sí un tío un poco tristón. Es más famoso el adhesivo que logró disolver (el Adhesivo-X del Barón Zemo) que él mismo...

La semana que viene voy a cambiar el tercio y en vez de mostrar un personaje desconocido cachondo, será uno que a mí me encanta pero que desde pequeño siempre me produjo una gran inquietud...

Publicar un comentario

Contacta con el autor

dagon.magnus(arroba)gmail.com


Los Caídos

Los Caídos
"No fue el fin... sino el principio"

The Jammers

The Jammers
"De pequeños queríamos ser estrellas del rock o tener poderes. Ellos consiguieron ambas cosas"

Perséfone

Perséfone
"La visión es el arte de ver lo que es invisible para otros"

Outcast

Outcast
"Puede verlo todo, y recordarlo todo... pero nadie puede recordarle a él"

Balamb Garden

Visitas