¿Las redes sociales ayudan a difundir la literatura?

Por un asunto casual con otro post, me ha surgido plantearme una pregunta que considero bastante interesante: ¿realmente las redes sociales están ayudando a la difusión de la literatura?

El asunto nació por la siguiente situación: puse un post en Facebook hablando de los cuadros de Caspar David Friedrich, un excelente pintor paisajista. Pensé que sería un tema que le molaría a la gente, y lo subí concretamente a las 11.00 de hoy martes 27 de noviembre (un martes a las 11.00 hay buen tráfico en Facebook).

Curiosamente nadie hizo ningún comentario, ni uno solo. Y claramente su momento de visibilidad ya había pasado. Me quedé un momento reflexionando qué podía fallar. Estaba animando a la gente a ver los cuadros de uno de los mejores pintores románticos del XIX de la historia, algunos bestiales, ¿y nadie siquiera clicó un 'me gusta'? Por un momento imaginaros que no hablamos de Caspar David Friedrich, muerto hace siglos, sino de un autor recién llegado y realmente bueno. ¿Cómo se sentiría ante esa acogida al subir su obra a Facebook?

La respuesta a la escasa acogida la tuve de repente al concluir que tal vez hacía falta un estímulo aún más directo, y recolgué el link, esta vez con una imagen de uno de los cuadros. De repente sí empezó a tener más visibilidad, lo cual confirmó la teoría (además lo colgué sobre las 20.00 de hoy martes, una hora no demasiado buena para el tráfico en Facebook, peor que la mañana). Pero como dato muy curioso y reseñable, a pesar de que la imagen ya sí fue comentada y reconocida, sólo 9 personas más hicieron clic en el enlace adjunto. Y eso que anunciaba que clicando en el enlace podían verse cuadros tan alucinantes como el de la imagen o más.

Por cierto, el cuadro es este:


Todo este tema me hizo pensar en algo de manera casi automática: la situación de los escritores. Ellos no tienen una imagen para 'animar' a la gente a que lea sus relatos. Y de repente pensé en lo que puede ser para un autor, sobre todo para uno muy famoso, hacer un gran relato, subirlo a Internet y que nadie haga un solo comentario, o comprobar que a lo mejor dos personas pincharon para leerlo (y 'leerlo' es decir mucho, él sólo puede concluir que pincharon y lo tuvieron en su monitor un momento).

Alguien lo ilustraba muy bien, y hablaba de la velocidad a la que la información pasa por delante de nuestras narices en, por ejemplo, un Muro de Facebook. Da cosa hasta pensar que hay otra red social, Twitter, cuya premisa es que la brevedad sea la mayor posible. Y en realidad no es un problema de redes sociales, sino de las prisas en que parece estar sumergida nuestra sociedad moderna: lo queremos ya, fácil y rápido. ¿Eso quiere decir que la literatura se está extinguiendo debido a que la gente no tiene 'paciencia' para leer? Es más fácil escuchar una canción, ver un dibujo o incluso una película -aunque esto último lleve más tiempo que leer un relato-. Y desde luego no es casual que muchos grandes libros se venden mucho más después de que hayan hecho peli de ellos: estamos usando un medio audiovisual -el cine- para dar 'visibilidad' a algo que no lo tenía hasta ese momento. Los Juegos del Hambre ya llevaba años publicado y poca gente lo conocía hasta que la película surgió.

Realmente no es ninguna paja mental lo que estoy perpetrando. Hay estudios psicológicos que se centran en el hecho de que estamos dejando de aprender a 'profundizar' en la lectura, y sólo hacemos ojeadas superficiales en el texto escrito, como resultado de nuestro constante visionado de nuestros mails, cuentas, etc. Mismamente, ¿cuánta gente no leerá este texto al ver la cantidad de palabras que posee? Unos cuantos, sin duda, aunque quizás la imagen les anime a abordarlo. De todos modos, teniendo en cuenta que los comics y hasta los manga, un medio cultural que en Japón había aguantado toda modernidad, venden cada vez menos, tampoco tengo mucha fe en el poder compensador de las imágenes que acompañan a un texto.

La nuestra se ha vuelto una cultura de la inmediatez y de la extrema capacidad de voracidad. Vemos series a unas velocidades ingentes, impensables hace poco más de diez años. Ya no digo escuchar música, por ejemplo. Y realmente es interesante que he vivido las dos caras de la moneda, como escritor y como músico. He sido testigo de cómo el que considero uno de los mejores relatos que he escrito nunca ha recibido un número de lectores casi inexistente, y el único comentario que recibí de él al respecto fue el de un compañero escritor que aparecía conmigo en la misma revista. Era casi como un texto académico o de investigación en su alcance. Sin embargo, nada más sacábamos una canción de Balamb Garden y la colgábamos un rato en Internet ya me llegaban comentarios de la gente diciéndome que le había molado. Era algo casi extraño e inédito para mí, que algo que hiciera en ese momento, a la gente le estuviera llegando. Y es interesante poner este ejemplo porque esa gente me comentaba hasta la canción más normalilla que hubiéramos sacado, y sin embargo, ante el que considero uno de los relatos más punteros que he escrito nunca, y llevando años en la literatura, no recibí apenas más que un comentario. Máxime teniendo en cuenta que el grupo tenía en ese momento apenas un mes de vida.

Me parecía interesante poner este ejemplo porque no mucha gente habla de ese contraste pues no es habitual haber pertenecido a ambos mundos, y por tanto haber vivido la extrema dificultad que supone llegar a alguien con un relato, contra la extrema facilidad con que lo hace una imagen o un tema musical. Y realmente no digo esto como una queja, sino como un análisis casi diría que sociológico de la red social desde estos puntos de vista, que como ya comenté, me ha saltado a la vista a raíz de mis experiencias personales en ambos mundillos.

6 comentarios:

Vladimir Vasquez 28 de noviembre de 2012, 14:31  

Fijate que hace tiempo yo escribí un post muy similar:

http://lacuevadellobo.blogspot.com/2012/09/las-discusiones-en-las-redes-sociales.html

Y es que las redes sociales son así, una cosa rápida, unas palabritas, una imagen graciosa, un click en el botón me gusta y tener la suerte de que alguien te preste atención.

Quizá sea mas útil promover la literatura en los espacios de las redes sociales específicos para ello, los grupos y páginas relativos a la literatura.

Quizá sea que facebook y Twitter son redes tontas y debamos enfocarnos mas en Goodreads, Shelfari, aNobii, o Library Thing.

Pero de algo sí que estoy seguro, el blog es lo mejor, tienes mucho mayor control de tu blog, le puedes dar mas importancia a lo que te importa, y puedes incluso ganar algún dinerito con ello.

¿Las redes sociales? Pues son un apoyo.

Magnus Dagon 28 de noviembre de 2012, 14:38  

Las redes sociales son un apoyo, pero un apoyo esencial. Sin las redes sociales la visibilidad de los post puede reducirse una barbaridad, no conozco cifras exactas, pero te puedo asegurar que hasta que no publicito un post en una red social casi nadie se para ni a leerlo.

Mismamente este artículo lleva aquí publicado desde ayer y no lo has visto hasta que no lo he publicitado en una red social ^_^

Las redes sociales en mi opinión son el mensajero, pero no el almacén. Sin embargo, ahí sigue el problema: aun admitiendo que los asuntos se tratan en foros, blogs, webs, etc., la gente no llega a ellos si no es 'pescándoles con imágenes o 'gracioso contenido multimedia' (sarcasmo XD) puesto que ya no leemos las cosas con calma sino a toda hostia. Y si leemos a toda hostia dos párrafos, ¿cómo vamos a poder prestar atención a algo que puede ser tan serio e importante como, por ejemplo, una persona que cuenta una problemática social que no puede explicarse en pocas palabras, como pueda ser un desahucio de un particular?

Vladimir Vasquez 28 de noviembre de 2012, 14:50  

Bueno, en mi caso te leí anoche cuando vi el enlace en el blog roll de La Cueva ;)

Lo que he visto que hacen mucho últimamente es que ponen una imagen y en la descripción o en los comentarios le ponen el enlace.

Antes sí notaba el apoyo de las redes sociales en el blog, me llegaban diariamente 60-80 visitas desde facebook, pero últimamente solo veo 13-17 visitas que entran desde facebook y muchas menos desde Twitter. Pero claro, es que también ahora publico mucho menos en las redes.

Ayer estaba viendo las estadísticas del blog y me llamó la atención algo, hay MUCHA gente que llega por DISQUS (el sistema de comentarios) pero lo gracioso es que los que comentan son muy pocos xD

Uriska 28 de noviembre de 2012, 15:44  

(Ayer ya lo comente)En tú blog me paro a ver las entradas desde las actualizaciones de seguidora, y los mensajes del Fb los sigo a golpe de vista como dices, no es que les haga menos caso, es que este recurso lo uso para desahogo (publicidad, chistes, carteles)... Friedrich me gusta y por eso me fije más...
las series, música, ilustraciones, novela gráfica, etc (en mi opinión) son expresiones diferentes y se "consumen" de forma distinta (...) el reconocimiento de un escritor es difícil de cuantificar, y más teniendo en cuenta si esperar un feedback del lector. Puede que sea muchos los que te leen pero pocos los que comenten. Bss,

Anónimo 2 de diciembre de 2012, 9:03  

Desde los albores de la humanidad la literatura, incluso en sus formas más simples y primitivas, ha sido el fundamento de nuestro desarrollo, cultura, conocimiento. Ha sido la herramienta y el mismo material para destruir y al mismo tiempo para elaborar. Historia, religión, educación, toda la vida está envuelta en la literatura. Nunca ha sido fácil. Los libros son los mártires eternos de la sociedad y actualmente sufren una de sus mayores torturas. Pero hay que sobrevivir, hay que ser flexible, hay que encontrar el camino, la manera de seguir adelante. Porque muy pronto, aunque ahora no nos demos cuenta, lo que más necesitaremos serán los libros.

Magnus Dagon 2 de diciembre de 2012, 11:29  

Ojalá tengas razón... realmente lo deseo. Pero me preocupa hasta qué punto la humanidad se ha dejado fascinar en el último siglo por el poder de lo audiovisual frente a la imaginación. Al menos me dan esperanzas noticias como que los adolescentes no tienen buena opinión de la película de Los Juegos del Hambre mientras que son grandes seguidores de los libros.

Publicar un comentario

Contacta con el autor

dagon.magnus(arroba)gmail.com


Los Caídos

Los Caídos
"No fue el fin... sino el principio"

The Jammers

The Jammers
"De pequeños queríamos ser estrellas del rock o tener poderes. Ellos consiguieron ambas cosas"

Perséfone

Perséfone
"La visión es el arte de ver lo que es invisible para otros"

Outcast

Outcast
"Puede verlo todo, y recordarlo todo... pero nadie puede recordarle a él"

Balamb Garden

Visitas