Grandes Villanos de Marvel Universe: Mr. Siniestro

Al fin, lo prometido es deuda. A lo mejor alguno os preguntáis, ¿y éste quien es? Bueno, antes de nada, una imagen que igual ayuda a refrescar memorias:


¿Igual? Bueno, para eso está esta sección, para que la gente conozca nuevos personajes o curiosidades sobre ellos.

Mr. Siniestro es uno de los villanos centrales de los comics de los X-Men. No me atrevería a decir que es el más importante porque ese honor claramente está reservado para Magneto y porque por delante de él en importancia irían otros como Apocalipsis. Pero su interés reside precisamente en eso, en ser un gran villano sin tener que ser 'el' villano por excelencia.

Como muchos de los personajes de los años 90, el interés en Mr. Siniestro no reside en los poderes que pueda o no pueda tener, sino en sus motivaciones personales y en cómo los usa. La primera nota de interés acerca de Mr. Siniestro es que no es un mutante, como muchos de los malos de los X-Men. No al menos en el sentido estándar de la palabra. El sujeto aquí presente tiene unos conocimientos de genética tan elevados que sería la envidia de Charles Darwin y sus teorías de la evolución, material de segunda en comparación. La obsesión central de este cerdo es manipular y experimentar con los mutantes, sintiendo en particular fascinación personal por hacerle la vida imposible a Cíclope y a Jean Grey, aunque ha tenido para todos en este tiempo. Tan retorcido es el amigo que llegó a influir en sus vidas personales con el fin de que tuvieran un hijo puesto que sus estudios demostraban que ese churumbel podría ser el mutante definitivo...

Todo esto nos deja con un personaje que es el clásico villano que urde miles de esquemas en la sombra (algunos llegan a saberse años y años después), que no está casado con nadie, ni siquiera con el que supuestamente es su amo, el mutante llamado Apocalipsis (otro para el que merecería la pena hacer otro artículo al completo) y que es por supuesto virtualmente indestructible debido a la cantidad de burradas genéticas que se ha hecho a sí mismo y que le garantizan poco menos que la inmortalidad.


Nótese que de momento no he analizado dos aspectos que son cruciales en cualquier personaje: su aspecto y su pasado. Sobre su aspecto, no hay realmente una explicación satisfactoria al mismo, es sólo una de esas pintas que tanto proliferaron entre los dibujantes de los 80 y 90. Pero admitidme, por un momento, que tiene algo de 'exagerado', como una mezla entre 'vampírico' y de villano de serie infantil. Y pronto veréis por qué hago hincapié en esto.

Sobre su pasado, no es muy sesudo en realidad. Su nombre real es Nathaniel Essex, nació en el siglo XIX y fue un genetista que trató de revolucionar la ciencia con sus descubrimientos, rechazados de plano por sus colegas de disciplina. Apocalipsis le encontró, le reformó en Mr. Siniestro, y le ofreció todo un mundo con el que poder jugar a lo largo de generaciones enteras hasta el fin de los tiempos. Muy rimbombante, pero muy clásico también.

Sin embargo este no era el pasado que estaba pensado para este personaje. Su creador, Chris Claremont, para empezar le creó para no tener que volver siempre a Magneto y sus acólitos, como él mismo declaró. Y como siempre hace Chris Claremont, urdió una trama que empezó a ofrecer cabos que iría atando con sorprendente habilidad, a veces sueltos por años.

De ese modo Mr. Siniestro empezó siendo un personaje misterioso como pocos. No se sabía nada de su origen ni intenciones verdaderas, aunque quedó patente su desprecio por los mutantes y su obsesión por la manipulación, en particular la de Cíclope.

Ignoro qué ocurrió para que finalmente se decidiera que este personaje fuera un genetista del siglo XIX, pero la idea inicial iba por un camino MUY distinto. La idea se empezaba a sugerir cuando Cíclope regresaba al orfanato de su niñez, y allí se pone el acento de manera muy sutil sobre un chaval que le tiene cierta tirria sin saberse muy bien por qué. Pues ese chaval, y no otro, ¡era Mr. Siniestro! En palabras de Chris Claremont:

"Dave Cockrum [dibujante] y yo estábamos dándole vueltas y pensamos en un chico misterioso -en apariencia de once años de edad- en el orfanato donde Scott (Cíclope) fue criado, y que resultaría ser el amo secreto del edificio. Nuestra idea era la de un sujeto que envejecía con una esperanza de vida de aproximadamente un millar de años. Aunque poseía el aspecto de un chico de once años, en realidad llevaba vivo desde mediados de siglo en ese momento, teniendo unos 50 años. [...] Poseía todos los impulsos de la madurez. Su mente había evolucionado, pero su cuerpo era incapaz de contenerla, lo que le iría volviendo cada vez más raro. Y por supuesto, teniendo el aspecto de un niño de once años, ¿quién le tomaría en serio en el entorno criminal? De modo que orquestó para sí mismo una suerte de avatar, que era Mister Siniestro, que simbolizaba, en efecto, la racionalidad detrás de su notable -por usar alguna palabra- infantil apariencia. El traje... el aspecto... el rostro... es lo que daría miedo a un niño. Incluso cuando fue diseñado, era lo que no esperarías en un sujeto así."

Claremont no lo dice en esta entrevista pero los poderes de este niño eran por supuesto de naturaleza mutante. La idea, por otro lado, era realmente original, y denota la inteligencia del diseño físico del personaje: ¿quien no ha jugado a inventarse héroes y villanos cuando era un crío? Y seguro que muchos serían bastante tópicos, por no decir otra cosa. Había tantas cosas excelentes que explotar en esta idea: el por qué del aspecto, las motivaciones del personaje, cómo llegó a manipular el orfanato, el hecho de que uno de los peores enemigos de los X-Men fuera en apariencia un simple niño de once años... sin embargo tiraron por otro camino. Interesante también, pero que circundó para siempre al personaje a la órbita de Apocalipsis, lo que a la vez fue su mayor fortaleza y su mayor debilidad.

Por cierto, para quien no le conozca, aquí está una imagen de Apocalipsis:


Un personaje tremendamente peculiar también, del que quizás hable más adelante.

Por cierto, Mr. Siniestro está en la lista de los 100 mejores villanos de todos los tiempos de IGN, en el puesto número 29. Y eso que no usaron el pasado molón al final: quién sabe hasta dónde hubiera llegado en ese caso.

Ir al índice de villanos

¿Las redes sociales ayudan a difundir la literatura?

Por un asunto casual con otro post, me ha surgido plantearme una pregunta que considero bastante interesante: ¿realmente las redes sociales están ayudando a la difusión de la literatura?

El asunto nació por la siguiente situación: puse un post en Facebook hablando de los cuadros de Caspar David Friedrich, un excelente pintor paisajista. Pensé que sería un tema que le molaría a la gente, y lo subí concretamente a las 11.00 de hoy martes 27 de noviembre (un martes a las 11.00 hay buen tráfico en Facebook).

Curiosamente nadie hizo ningún comentario, ni uno solo. Y claramente su momento de visibilidad ya había pasado. Me quedé un momento reflexionando qué podía fallar. Estaba animando a la gente a ver los cuadros de uno de los mejores pintores románticos del XIX de la historia, algunos bestiales, ¿y nadie siquiera clicó un 'me gusta'? Por un momento imaginaros que no hablamos de Caspar David Friedrich, muerto hace siglos, sino de un autor recién llegado y realmente bueno. ¿Cómo se sentiría ante esa acogida al subir su obra a Facebook?

La respuesta a la escasa acogida la tuve de repente al concluir que tal vez hacía falta un estímulo aún más directo, y recolgué el link, esta vez con una imagen de uno de los cuadros. De repente sí empezó a tener más visibilidad, lo cual confirmó la teoría (además lo colgué sobre las 20.00 de hoy martes, una hora no demasiado buena para el tráfico en Facebook, peor que la mañana). Pero como dato muy curioso y reseñable, a pesar de que la imagen ya sí fue comentada y reconocida, sólo 9 personas más hicieron clic en el enlace adjunto. Y eso que anunciaba que clicando en el enlace podían verse cuadros tan alucinantes como el de la imagen o más.

Por cierto, el cuadro es este:


Todo este tema me hizo pensar en algo de manera casi automática: la situación de los escritores. Ellos no tienen una imagen para 'animar' a la gente a que lea sus relatos. Y de repente pensé en lo que puede ser para un autor, sobre todo para uno muy famoso, hacer un gran relato, subirlo a Internet y que nadie haga un solo comentario, o comprobar que a lo mejor dos personas pincharon para leerlo (y 'leerlo' es decir mucho, él sólo puede concluir que pincharon y lo tuvieron en su monitor un momento).

Alguien lo ilustraba muy bien, y hablaba de la velocidad a la que la información pasa por delante de nuestras narices en, por ejemplo, un Muro de Facebook. Da cosa hasta pensar que hay otra red social, Twitter, cuya premisa es que la brevedad sea la mayor posible. Y en realidad no es un problema de redes sociales, sino de las prisas en que parece estar sumergida nuestra sociedad moderna: lo queremos ya, fácil y rápido. ¿Eso quiere decir que la literatura se está extinguiendo debido a que la gente no tiene 'paciencia' para leer? Es más fácil escuchar una canción, ver un dibujo o incluso una película -aunque esto último lleve más tiempo que leer un relato-. Y desde luego no es casual que muchos grandes libros se venden mucho más después de que hayan hecho peli de ellos: estamos usando un medio audiovisual -el cine- para dar 'visibilidad' a algo que no lo tenía hasta ese momento. Los Juegos del Hambre ya llevaba años publicado y poca gente lo conocía hasta que la película surgió.

Realmente no es ninguna paja mental lo que estoy perpetrando. Hay estudios psicológicos que se centran en el hecho de que estamos dejando de aprender a 'profundizar' en la lectura, y sólo hacemos ojeadas superficiales en el texto escrito, como resultado de nuestro constante visionado de nuestros mails, cuentas, etc. Mismamente, ¿cuánta gente no leerá este texto al ver la cantidad de palabras que posee? Unos cuantos, sin duda, aunque quizás la imagen les anime a abordarlo. De todos modos, teniendo en cuenta que los comics y hasta los manga, un medio cultural que en Japón había aguantado toda modernidad, venden cada vez menos, tampoco tengo mucha fe en el poder compensador de las imágenes que acompañan a un texto.

La nuestra se ha vuelto una cultura de la inmediatez y de la extrema capacidad de voracidad. Vemos series a unas velocidades ingentes, impensables hace poco más de diez años. Ya no digo escuchar música, por ejemplo. Y realmente es interesante que he vivido las dos caras de la moneda, como escritor y como músico. He sido testigo de cómo el que considero uno de los mejores relatos que he escrito nunca ha recibido un número de lectores casi inexistente, y el único comentario que recibí de él al respecto fue el de un compañero escritor que aparecía conmigo en la misma revista. Era casi como un texto académico o de investigación en su alcance. Sin embargo, nada más sacábamos una canción de Balamb Garden y la colgábamos un rato en Internet ya me llegaban comentarios de la gente diciéndome que le había molado. Era algo casi extraño e inédito para mí, que algo que hiciera en ese momento, a la gente le estuviera llegando. Y es interesante poner este ejemplo porque esa gente me comentaba hasta la canción más normalilla que hubiéramos sacado, y sin embargo, ante el que considero uno de los relatos más punteros que he escrito nunca, y llevando años en la literatura, no recibí apenas más que un comentario. Máxime teniendo en cuenta que el grupo tenía en ese momento apenas un mes de vida.

Me parecía interesante poner este ejemplo porque no mucha gente habla de ese contraste pues no es habitual haber pertenecido a ambos mundos, y por tanto haber vivido la extrema dificultad que supone llegar a alguien con un relato, contra la extrema facilidad con que lo hace una imagen o un tema musical. Y realmente no digo esto como una queja, sino como un análisis casi diría que sociológico de la red social desde estos puntos de vista, que como ya comenté, me ha saltado a la vista a raíz de mis experiencias personales en ambos mundillos.

Miércoles de superhéroes bizarros: One More Day, la saga que destruyó el personaje de Spiderman

Se suponía que este viernes iba a contaros el origen secreto de uno de los malos de los X-Men más molones. Pero ayer cayó en mis manos por fin el que dicen las malas lenguas que es el comic más polémico de toda la historia de los superhéroes al completo. Y os recuerdo que en estos años han matado a Superman, le pusieron a otro que no era Bruce Wayne el traje de Batman y nos dijeron que Peter Parker llevaba 25 años siendo un clon. Pero esto es peor que todo lo anterior. Infinitamente peor. Es una burla a los lectores y una falta de respeto hacia ellos inaceptable. Y encima, la víctima de semejante absurdo argumental es de nuevo Spiderman. Como bien dice un colega, para ser uno de los personajes que más vende de la Marvel (o vendía) bien que han perpetrado toda clase de mi***** sin sentido y sin decencia hacia sus seguidores con él de protagonista.



One More Day es el nombre de la saga, como podéis ver en la imagen. 'Un día más'. No fue un número más en la larga colección del trepamuros (ya casi por los 600 numeros de su colección central y el señor sabe cuántos más de las que han ido naciendo y muriendo a su alrededor). Bueno, antes de nada aviso que spoilers va a haber todos los del mundo y más. Pero es que son necesarios para que entendáis hasta qué punto ha llegado el patético acojone de la Marvel por hacer que sus personajes evolucionen y tengan un mínimo de interés.

Os voy a poner en antecedentes del personaje, que ni yo mismo lo estaba en ese momento. Antes de estos fatídicos números, hubo una saga llamada Civil War en la que Spider-man decide revelar su identidad secreta de manera pública por 'consejo' (manipulación más bien) de Iron Man, que luego no se lo piensa dos veces a la hora de traicionarle y tratar de convertirle en una marioneta del gobierno. Como consecuencia de ello Parker tiene que esconderse en un hotel de carretera con su mujer Mary Jane y con la tía May. Pero como todo el mundo sabe quién es no tardan en encontrarle sus enemigos: en concreto Kingpin paga a un sicario para que le dispare, pero la bala acierta en la tía May, que se queda en estado crítico y al borde de la muerte.

Después de eso Spiderman vuelve a enfundarse su traje negro, pierde los estribos de manera temporal y está a punto de matar a Kingpin. Todo ello bastante bien contado y con bastante gancho por parte de su guionista, J.M. Straczynski. En algunas críticas que leí decian que quería llevarle a un terreno más 'oscuro'; en todo caso, pasaban muchas cosas con el personaje y todo era de lo más interesante porque se denotaba una clara evolución.


Entonces llegó el editor en jefe de Marvel, Joe Quesada, y dijo 'eh, están pasando demasiadas cosas y eso no puede ser, queremos vender eternamente la misma mierda de siempre sin que pase absolutamente nada relevante en ningún momento'. Y antes de irse del despacho del guionista debió de decirle algo así como 'y ya que estamos, si te cargas todo aquello que ya está más que aceptado por los fans y volvemos al principio y de cero, mejor que mejor'.

Dicho y hecho. Coje el pobre pringao de Straczyinski (que ha declarado mil y una veces que jamás quiso formar parte de este despropósito y hasta le alteraron partes enteras del guión) y se pone a ello, como el perro de presa que le ordenaron ser. Y perpetra One More Day. Al loro con la trama, que es sesuda, sesuda:

Spiderman está hiperjodido porque su tía May va a morir casi seguro de la gravedad del disparo que recibió. Pide ayuda a Iron Man que se le deniega para mayor humillación, aunque le promete que hará lo que sea para que su tía pase sin dolor sus últimos momentos. Pide ayuda al Doctor Extraño, que le permite viajar por todo el mundo para solicitar ayuda de prácticamente todo personaje relevante de la historia de Spiderman, desde sus aliados hasta incluso sus enemigos, como Doctor Octopus o Dr. Muerte. Entonces aparece Mefisto, que para el que no lo conozca es algo así como el Satanás del Universo Marvel y le suelta a Peter y Mary Jane 'la vida de tu tía a cambio de tu matrimonio'. ¿Y eso que quiere decir? Que si aceptan, May se salvará y los últimos 25 años de comic serán, en muchos sentidos, COMO SI NUNCA HUBIERAN EXISTIDO, es decir: Spiderman no se desenmascaró, no se casó con Mary Jane, nadie disparó a tía May, y Peter Parker sigue siendo un chavaluco treintañero que vive en casa de su tía y no se come un rosco.

¿Qué crees que hizo, aceptó o no? Pista: imagen inferior.


Y sanseacabó. 25 años de comics a la **** basura, volvamos atrás, nada ha pasado. Curiosamente, a mucha gente no le molaba el rollo del matrimonio Peter-Mary Jane; no era mi caso ya que precisamente eso permitió una evolución del personaje y, por fin, enormes dosis de diversión y nuevas situaciones. Pero es que incluso los detractores de ese matrimonio de comic echaron pestes sobre esta saga infame. Prácticamente no hubo un solo seguidor que no estuviera ofendido por completo; una cosa era separarles, divorciarles, matar a Mary Jane... eso hubiera dividido a la gente, sin duda. Pero son decisiones respetables. Esto era una declaración de intenciones total, era un 'queremos que Spiderman sea como Mickey Mouse, eterno y que no cambie ni un ápice'. Y eso en superhéroes que se supone que molan porque les pasan cosas y cambian, pues no tiene ni puta gracia y todo el mundo lo vio claro.

Hubo gente que -literalmente- quemó el inefable número 545 donde todo concluía y lo colgó en Youtube. Toneladas de personas se grabaron dándole las gracias a Joe Quesada por haber hundido definitivamente al personaje más carismático de todo el Universo Marvel. Estos comics pasaron a ser conocidos en Internet como el 'Mefistazo' (ponedlo en google, ya veréis).

¿Y todo para qué? Para que en estos momentos todos los seguidores de Marvel consideren a Spiderman como un personaje quemado y con nulo interés de cara al futuro. Personalmente como autor... joder, no me digáis que la trama no es un chiste al buen gusto. 'Venga va, nos sacamos un demonio todopoderoso que hace justo lo que nos convenga'. Aparte resucitaron varios personajes, dejaron todo como hace latortadeaños... bravo, Joe Quesada. Spiderman ha pasado de ventas históricas a despertar sus expectativas más bajas en décadas. Ahora me parece que le quieren dar un compañero en plan Robin. La gente ya se está medio partiendo en foros y haciendo toda clase de bromas crueles al respecto.

En resumen: ¿me ha gustado One More Day? NO. Y podía ponerlo más grande. ¿Cómo puede gustarme si se han cargado una de las relaciones románticas más logradas de toda la historia de los superhéroes? Esta imagen de aquí abajo corresponde al último beso de Peter y Mary Jane, justo antes de cumplirse el pacto Mefistotélico:


Esto era madurez argumental. El personaje había crecido, ya no era un pupas, las había pasado putísimas a lo largo de los años para mantener vivo el matrimonio. ¿Y justo después de esto?:



Una fiesta de adolescentes, Peter Parker con cara de panoli, Mary Jane como si ya no existiera para la trama... involución total en absolutamente todos los sentidos. Hasta el dibujo es pésimo si lo comparamos con el de la página anterior, pura poesía gráfica. Al menos se dignaron a dejar momentos gráficos para la posteridad antes de cepillarse el trabajo de 25 años de guiones y dibujos.

Pues todo eso, que como véis no es poco. Y la semana que viene prometo contar el origen de ese villano de los X-Men que llevo semanas diciendo. ¡Nos vemos!

Contacta con el autor

dagon.magnus(arroba)gmail.com


Los Caídos

Los Caídos
"No fue el fin... sino el principio"

The Jammers

The Jammers
"De pequeños queríamos ser estrellas del rock o tener poderes. Ellos consiguieron ambas cosas"

Perséfone

Perséfone
"La visión es el arte de ver lo que es invisible para otros"

Outcast

Outcast
"Puede verlo todo, y recordarlo todo... pero nadie puede recordarle a él"

Balamb Garden

Visitas