Grandes películas de terror olvidadas (11-15)

Anteriores 5 películas

15 - Sesión 9 (Brad Anderson, 2001)


Hay lugares que piden a gritos protagonismo, y el Hospital Estatal Danvers es uno de ellos. Brad Anderson, el director, lo conocía bien porque lo veía a menudo mientras pasaba por delante de él, ruinoso y abandonado, y por ello escribió el guión de esta película con esta ubicación en mente. Se prepararon muy pocos decorados y realmente poco atrezzo; el propio lugar en sí ya ayudaba a aportar toda la atmósfera necesaria. Por otro lado, sólo emplearon una pequeña fracción del edificio para el rodaje, ya que el resto del lugar era peligroso precisamente por el motivo que lleva a los personajes a tan siniestro emplazamiento: la contaminación por asbestos.

Esta claustrofóbica y psicológica película lleva a un grupo de currantes a embarcarse en las tareas de desmontado de un antiguo hospital psiquiátrico, con la esperanza de obtener algo de dinero fácil y sin demasiadas complicaciones. Pero la contaminación del sitio no es sólo en sentido físico; el ambiente opresivo irá poco a poco haciendo mella en su voluntad y les irá llevando por caminos oscuros del alma durante los cuales no estaremos seguros de dónde está el verdadero peligro, si en el exterior de los personajes o en su interior... o quizá en ambos sitios. Es de destacar el trabajo de David Caruso, más que conocido por su papel de Horatio Caine en CSI Miami, y a quien el ambiente alienó tanto que dijo una vez que en mitad del rodaje creyó ver algo... pero que prefirió no contarlo para que no le tomaran por loco.

14 - Shutter: El fotógrafo (Banjong Pisanthanakun y Parkpoom Wongpoom, 2004)


El cine asiático carga de nuevo en esta lista, y lo hace con una película que ha pasado de manera bastante desapercibida. Si bien no es de una perfección estética y argumental como puede suceder con ya clásicos como The Ring o La Maldición, posiblemente esta sea una de las películas más innovadoras del género, con un argumento que casi diría que es más propio de un relato que de una historia larga, o por lo menos más efectista.

Es muy fácil menospreciar este título, además. En apariencia encaja en todos los clichés del género: espectros, muertos que puede que tengan ansias de venganza, y fotografía, mucha fotografía. Pero sin poder deciros más en lo relativo al argumento, existen muy buenas razones para darle una oportunidad. La manera en que trata los conceptos es muy interesante, y hay momentos en los que uno ni siquiera tiene claro qué es lo que desearía que ocurriera más adelante... quién debería alcanzar sus 'objetivos', y quién no. Sólo os diré que, si llega un momento en el que levantais las cejas porque una escena os ha dejado con la piel del color de la cera, considero que los directores han conseguido de manera satisfactoria su propósito. Sólo tenéis que tener la mente abierta, y pensar que el terror no siempre acecha en la oscuridad, no siempre hace ruidos extraños, y no siempre se toma su tiempo...

13 - Videodrome (David Cronenberg, 1983)


Cronenberg ya apareció en esta lista con la increíble obra maestra que es La Mosca, pero esta película, no tan premiada ni reconocida, no se le anda atrás en calidad. Además posee, al igual que la anterior, una notable característica: es un perfecto híbrido de la ciencia ficción y el terror. O de la fantasía y el terror. O ya puestos, de las tres cosas al mismo tiempo, uno nunca puede estar seguro.

Si bien en La Mosca la principal baza consistía en nuestra empatía con su protagonista a pesar de lo abominable de su mutación, en esta nos situamos en el polo opuesto, y nos presentan a Max Renn (James Woods), un hombre sin demasiados escrúpulos que se dedica a piratear emisoras de otros países para ofrecer contenidos más que inadecuados a sus consumidores. Todo se tuerce sin embargo cuando topa con unos programas como nunca antes ha visto, y que tienen la facultar de trascender el mundo estándar para transformarlo en una experiencia a medio camino entre lo extraño y lo orgánico, como no podía ser menos en una película de Cronenberg. Recurriendo a sus metáforas sexuales habituales, así como a momentos memorables para la posteridad (como ese en que Max Renn descubre que tiene una ranura en el estómago por la cual puede introducir cintas de vídeo), el director canadiense esboza un retrato de una sociedad decadente y en degradación con tal maestría que algunas de las frases de la película quedaron para siempre en la posteridad. ¡Larga vida a la nueva carne!

12 - Repulsión (Roman Polanski, 1965)


El flirteo de Polanski con el terror viene ya de antiguo, y esta pequeña joya es prueba de ello. En ella se unen muchos de los temas clásicos del director, como el uso de espacios reducidos para el desarrollo de las tramas, la escasez de personajes y las referencias a los vecinos y los visitantes como sujetos ajenos y en los que no hay que confiar.

La protagonista de esta cinta es, además, una actriz que estaba en su momento de gracia, la jovencísima Catherine Deneuve, en un papel gélido y helador perfecto para contrastar con su gran belleza y magnetismo casi animal. Carol es una chica tímida y apocada que vive con su hermana y posee multitud de manías, sobre todo relativas a los hombres, a los que considera poco menos que seres horribles a los que debe mantener alejados. Día tras día su tediosa rutina vital y existencial se sucede sin problemas aparentes, pero cuando su hermana se marcha unos días de vacaciones con su novio y la deja sola en casa, el delicado tejido de su mente se derrumba y comienza la verdadera pesadilla, una pesadilla narrada de manera impecable y con multitud de alegorías tremendamente bien escogidas en términos visuales y sonoros.

11 - La Escalera de Jacob (Adrian Lyne, 1990)


Termina esta tanda con una película que es poco menos que una de las cimas olvidadas del género. Su director, Adrian Lyne, raramente tocó el género, y su protagonista, Tim Robbins, ni de lejos es recordado por su aportación al mismo; pero debería serlo, sin la menor duda. Porque 'La Escalera de Jacob' es una verdadera maravilla en todos los sentidos posibles, visual, estética, argumental y sonoramente.

La historia de Jacob, veterano de Vietnam que trabaja como simple funcionario de correos para de repente encontrarse en una espiral aterradora sin aparente sentido, no sólo es conmovedora por el inmenso sufrimiento al que se ve sometido el protagonista (para la posteridad la escena del traslado en camilla, considerada en una reciente votación la segunda escena más terrorífica de todos los tiempos), sino que posee el impresionante mérito de hacernos sufrir de una manera tremenda en situaciones en las cuales la lógica nos dice que no tendríamos por qué hacerlo. La vida de Jacob, en muchos sentidos, no corre peligro, su situación no puede en manera alguna ser compartida por nosotros en términos empáticos (es DEMASIADO extraño lo que le ocurre)... y aun así, no podemos quitar la vista de delante de la pantalla. Las técnicas de cámara empleadas fueron pioneras y películas posteriores las emplearon con menor acierto y cuidado, y tal ha sido su influencia entre los creativos que el videojuego Silent Hill 2 debe gran parte de su argumento a esta película y de hecho está plagado de homenajes a ella, siendo el más evidente el aspecto y vestimentas de su protagonista. Una película 10 que es una de las grandes desconocidas entre el público mayoritario.

Siguientes 5 películas

2 comentarios:

Alex [Solharis] 26 de febrero de 2014, 11:45  

Vaya, veo que me has hecho caso e incluido "Videodrome" como película de terror aunque pueda no parecerlo por la sinopsis. Pero el estilo y el desarrollo son completamente propios del cine de terror y la ciencia ficción queda en algo muy superficial.

En cuanto a la lista en general, confieso que no he visto la gran mayoría y muchas ni siquiera las conocía de nombre. Tomo nota para futuros visionados.

Magnus Dagon 26 de febrero de 2014, 11:49  

Sí, te hice caso, aunque de hecho Videodrome la he visto más veces en listas de ciencia ficción... es más ci-fi su continuadora espiritual, ExistenZ...

Publicar un comentario en la entrada

Contacta con el autor

dagon.magnus(arroba)gmail.com


Los Caídos

Los Caídos
"No fue el fin... sino el principio"

The Jammers

The Jammers
"De pequeños queríamos ser estrellas del rock o tener poderes. Ellos consiguieron ambas cosas"

Perséfone

Perséfone
"La visión es el arte de ver lo que es invisible para otros"

Outcast

Outcast
"Puede verlo todo, y recordarlo todo... pero nadie puede recordarle a él"

Balamb Garden

Visitas